La ocupación de viviendas aumenta un 44% en solo un año en la Comunidad de Madrid

  • La subida del número de desahucios, el paro y la precaria situación económica hacen que cada vez más madrileños usurpen un piso.
  • El perfil ahora de los que 'dan la patada' es el de familias de clase media.
Puertas de entrada a dos viviendas
Puertas de entrada a dos viviendas
ARCHIVO

Ocupar. Así, sin la 'k' reivindicativa. Porque ocupar un piso ha pasado de ser considerado un acto político a simplemente una forma de sobrevivir. Y es que cada vez más familias madrileñas (1.655 el último año, según datos de la Fiscalía General del Estado) se han mudado a un piso vacío que no les pertenece como forma de dar un techo a sus hijos. Son un 44% más que el año anterior, cuando fueron 1.146.

La casuística de los delitos de usurpación es variada, pero la mayoría de los expertos coinciden en que se trata, sobre todo, de casos de ocupación de inmuebles. Si la usurpación se produce sin violencia, solo se castiga con una pequeña pena de tres a seis meses de cárcel que no se llega a ejecutar. Aunque ya no son solo los okupas o las personas de bajos recursos relacionadas con la marginalidad las que cometen este delito.

"Las ejecuciones hipotecarias y los desahucios ya están afectando masivamente a empresarios y gente de clase media. Este grupo social había podido resistir, hasta ahora, la pérdida de empleo de uno o más miembros de la familia durante algún tiempo gracias a su solvencia o a la venta de propiedades, pero el tiempo ha agotado sus recursos, lo que les ha empujado al desahucio y, en algunos casos, a la ocupación", explica un portavoz de la Asociación de Afectados por Embargos y Subastas (Afes).

Es decir, el aumento del número de ocupaciones está directamente relacionado con la crisis y la subida del número de desahucios, que en la región, durante el segundo trimestre del año, fueron 4.049. Madrid solo es superada por Andalucía y por Cataluña, con 7.501 y  4.123  casos, respectivamente.

Además, los próximos meses la situación va a empeorar, ya que las ejecuciones hipotecarias (el primer paso que se da antes de que se realice el desalojo, y que tarda una media de entre tres y cinco meses en producirse tras este aviso) aumentaron también un 21,6% durante el segundo trimestre de 2012. Fueron 2.463, frente a los 2.026 del mismo periodo del año anterior. En el segundo trimestre de 2007 solo se firmaron 527 ejecuciones hipotecarias, según el Consejo General del Poder Judicial.

"Es algo muy habitual"

"Es algo muy habitual. Desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca lo hemos contemplado varias veces. Sucede cuando la familia a la que se desahucia no consigue encontrar un techo, por lo que recurre a la ocupación. Y son familias normales: empresarios, cocineros, mujeres solteras con hijos...", explica Chema Ruiz, portavoz del 15-M.

Precisamente en este último perfil es al que responde Azucena Paredes, sobre cuyo caso ya informó 20 minutos el pasado julio. Después de que la EMV del Ayuntamiento de Madrid la echara de su casa de Hortaleza por sucesivos impagos, se alojó en otro piso vacío de la EMV adyacente al suyo, junto a sus tres hijos, su abuela y su bisabuela. Tuvo que dejarlo ante la denuncia del Consistorio y ahora vive en Toledo gracias un grupo de benefactores: "Yo no era la única. En el bloque donde estaba había más gente ocupando casas. Personas en paro, con familia y deudas", asegura.

Problemas de conviviencia

"No lo critico ni lo justifico, pero el fenómeno existe y está relacionado con la crisis. Como las personas que roban alimentos en los supermercados por pura subsistencia. Ante la falta de recursos, la gente echa mano a lo que puede", explica Juan Díez Nicolás, catedrático de Sociología de la Complutense. Las ocupaciones ilegales de pisos ya han provocado problemas de convivencia vecinal en Leganés, Parla, Villaverde Alto y San Martín de la Vega.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento