El conseller de Interior, Felip Puig, ha afirmado este jueves en una visita a La Jonquera (Girona) que, desde que el pasado mes de junio los Mossos d'Esquadra empezaron a multar a las prostitutas de carretera y a sus clientes, el número de meretrices que hay en las carreteras de la provincia de Girona se ha reducido a la mitad.

Hace cuatro meses había un centenar de prostitutas y ahora esta cifra se ha reducido a más de la mitad, ha manifestado Puig.

Aún así, el conseller ha afirmado que lo mejor sería que el Código Penal prohibiera la prostitución en la vía pública o bien que pudiera sancionarse tanto la petición como ofrecimiento de servicios sexuales en todas las carreteras, también las estatales —actualmente, la Generalitat solamente multa en las vías que son de su titularidad—.

Y es que si el Código de Circulación, por ejemplo, incluyera como infracción el ofrecimiento o petición de prostitución en las carreteras, también serviría como efecto disuasorio, ha alegado.

En opinión de Puig, si se pudiera inmovilizar los vehículos de los clientes, muchos de ellos no se pararían, y también serviría para disuadir a los clientes que provienen de Francia, que cuando se les sanciona, no le dan importancia porqué piensan que a su país no les llegará la multa.

Consulta aquí más noticias de Girona.