La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 45 años, ML.L.L., acusada de robar joyas valoradas en 9.000 euros de la casa de Santander donde trabajaba como empleada de hogar desde hacía cuatro años.

Según han informado fuentes policiales, en septiembre, la propietaria del domicilio echó en falta dos pulseras de oro que guardaba en el cajón de un armario y 48 piezas de plata de una cubertería, y sospechó de inmediato de su empleada, al no encontrar forzada ni dañada la puerta del domicilio.

La detenida, que carecía de antecedentes, reconoció los hechos y declaró haber vendido los efectos sustraídos, recuperándose una pulsera de oro, 14 piezas de la cubertería y una hebilla de oro, que la denunciante no echó en falta en un primer momento. El resto de los efectos sustraídos no han sido recuperados.

La acusada pasó a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.