Niño de Vicálvaro desaparecido
Concentración en señal de protesta por la desaparición del niño de 12 años Gabriel Vidrascu. JORGE PARÍS

Asociaciones de inmigrantes, la concejala del distrito de Vicálvaro y hasta la madre de Sandra Palo, la joven que en 2003 fue quemada viva y asesinada por un grupo de adolescentes, la mayoría de los cuales están ahora en libertad... Todos querían asistir a la concentración de este miércoles en señal de protesta por la desaparición del niño de 12 años Gabriel Vidrascu, al cual se le perdió la pista el pasado 24 de septiembre (hace ahora 10 días) en un parque del barrio.

Este miércoles, ese mismo parque, la Vicalvarada, era escenario de esta manifestación multitudinaria en la que las críticas más recurrentes se dirigían hacia la actuación policial: "Dicen que están trabajando en ello, pero por aquí no se les ve. Vicálvaro es el barrio ideal para hacer desaparecer a un niño. Está lleno de pantanos, canteras...", decía un residente de la zona. El único que mantenía un tono más conciliador era el padre de la criatura, Ginel Vidrascu, que llegó una hora tarde a la concentración después de haber estado todo el día declarando junto a su mujer en comisaría: "Ellos dicen que están investigando y les creemos. Más no se puede hacer, se ha buscado hasta en alcantarillas", manifestó.

Vicálvaro es el barrio ideal para hacer desaparecer a un niño La madre del pequeño tuvo que ausentarse de la manifestación, ya que se encontraba indispuesta. "Ha estado una semana sin comer", asegura Ginel. Su hijo, que llevaba dos años y medio en España, era recordado por los vecinos del barrio como un niño muy noble, aunque "con un poco de mala leche", según sus compañeros del colegio. "Tenía un pequeño desfase, ya que acababa de llegar al país. Pero se estaba adaptando", cuenta Rosa, su profesora.

La mayoría de los convocados sospechan que los responsables de la desaparición son los familiares de unos menores de etnia gitana con los que Gabriel tuvo problemas el jueves 20 de septiembre, también en el parque de la Vicalvarada. Según algunos familiares, hubo una pelea entre los niños y uno de ellos llamó a su padre, que apareció en el parque con una decena de hombres armados con bates de béisbol. "Desde entonces, no hemos vuelto a verlos por aquí, aunque viven enfrente", afirma un vecino.

Otro menor del que no hay rastro

El caso de Gabriel recuerda mucho al de otros menores desaparecidos como Madeleine, Yeremi Vargas o Ruth y José. También el lunes fue secuestrada April Jones, una niña de cinco años de Gales. Gabriel desapareció por la tarde, cuando le dijo a su padre que se marchaba al parque que hay enfrente de su casa. Ni siquiera se llevó el móvil. Solía jugar un par de horas con sus amigos para luego volver. Pero sus amigos dicen que no le vieron por allí.

Consulta aquí más noticias de Madrid.