La Fiscalía de Sevilla ha preguntado este miércoles al exdirector general de Mercasevilla Fernando Mellet si el exdelegado provincial de Empleo en Sevilla Antonio Rivas "le dijo para quién era" el dinero que supuestamente pidió a dos empresarios del Grupo La Raza como condición para ser adjudicatarios de la escuela de hostelería del mercado central de abastos.

Y es que el juicio por el presunto cohecho se ha reanudado a las 10,45 horas —con hora y cuarto de retraso— tras subsanarse los problemas existentes con la audición de la grabación, pues hay que recordar que la falta de nitidez y los ruidos del CD obligaron a suspender el juicio este martes.

De este modo, los miembros del jurado popular han podido escuchar la grabación de la conversación que mantuvieron los exdirectivos de Mercasevilla Fernando Mellet y Daniel Ponce con los dos empresarios, en la que han podido escuchar, en boca del segundo, frases como "la Junta tiene normalmente un esquema de funcionamiento muy simple; yo colaboro con quien colabora".

Asimismo, Ponce también señala que "nosotros, de todas las subvenciones que habitualmente recibimos, siempre hay que destinar una parte que eso lo sabemos, que es una especie de impuesto a donde la Junta en cada momento nos dice", añadiendo que "la Junta nos dice que esto es para los niños saharauis y yo me creo que es para los niños saharauis. O será para los carteles de Felipe González, pero yo me creo que es para los niños saharauis".

"una cifra redonda: 300.000 EUROS"

"Y nos imponen una serie de condiciones (...); ellos estiman que siempre dentro de la colaboración mutua que tenemos que tener las dos entidades, nosotros tenemos que hacer un esfuerzo suplementario, en este caso nos han hablado de una cifra redonda: 300.000 euros", con lo cual "estaríamos hablando de que vosotros tendríais que afrontar la ampliación de la potencia y la colaboración con la Junta" según pone de manifiesto el propio Ponce.

En otro momento de esta conversación, Mellet indica que Mercasevilla "jamás ha entrado en una ilegalidad, te lo digo de verdad", y posteriormente, ante los reparos mostrados por los empresarios —llegan a decir que "no quieren estar en este lío"—, señala que se trata de una práctica plenamente normal, ya que "todos los políticos lo saben".

En la grabación, en la que no participan ni la funcionaria Regla Pereira ni Antonio Rivas, Fernando Mellet pone de manifiesto que "la Fundación ha conseguido una subvención de 900.000 euros; que en teoría Mercasevilla diera un porcentaje a la Fundación como también lo diera La Raza, eso es lógico", concluyendo que "una comisión por eso es totalmente lógico".

Mellet no declara por "vulneración" de sus derechos fundamentales

Una vez ha concluido la audición de la grabación, han comenzado por fin las declaraciones de los acusados, en primer lugar del propio Mellet, quien, "siguiendo las instrucciones marcadas" por su abogado, José Manuel Carrión, se ha acogido a su derecho constitucional a no declarar porque desde el principio de la instrucción y hasta el día de hoy se están vulnerando mis derechos fundamentales".

Hay que recordar que su abogado ha recurrido ante el Tribunal Constitucional la grabación realizada por los dos empresarios en la que supuestamente se produce la petición de una comisión ilegal al considerar que se han vulnerado el derecho a la intimidad y a no declarar contra sí mismo de su cliente.

No obstante, el magistrado presidente del jurado ha interrumpido al imputado en su alegato y ha señalado que "si no quiere declarar, no declara", tras todo lo cual el fiscal ha querido dejar constancia de las preguntas que iba a realizar al acusado a fin de que los miembros del jurado popular puedan escucharlas. Entre las preguntas, el fiscal le ha cuestionado "para quién era el dinero", o si Rivas "le dijo para quién era".

El fiscal: "¿

Cómo se iban a repartir el dinero?"

El fiscal también le ha preguntado "cómo se iban a repartir el dinero" y si "prometió" a Ponce y a Pereira "alguna cantidad de dinero a cambio de su participación", así como si "se reconoce en la grabación". Ante el silencio "contradictorio" del acusado, el fiscal ha pedido que se una testimonio de la declaración prestada por Mellet en sede policial, algo que no ha sido admitido por el magistrado por "no tratarse de diligencia sumarial", lo que ha motivado la protesta del representante del Ministerio Público.

A esta petición se han sumado los letrados que ejercen la acusación en nombre de la Fundación Socioasistencial Mercasevilla y PP, quien ha llamado la atención sobre la "absoluta indefensión" que les produce que no se puedan aportar las declaraciones de Mellet ante la Policía y la Fiscalía.

También han querido dejar constar preguntas los letrados de Ponce —"¿es cierto que ni usted ni ningún empleado de Mercasevilla han pensado nunca que fueran funcionarios públicos?"—, de Pereira, y de Rivas —"reconozca que jamás Rivas, ni a título personal ni institucional, le ordenó o rogó que solicitara de los empresarios cantidad de dinero alguna"—.

Los cortes de luz

Como anécdotas, hay que destacar que el acusado se ha colocado inicialmente para declarar frente al magistrado, pero el abogado de Rivas, Francisco Baena Bocanegra, ha solicitado al magistrado que se retrasara su posición a fin de que su cara pudiera ser vista por todos los miembros del jurado y el resto de letrados.

El magistrado ha accedido a ello y ha sido entonces cuando Mellet, junto al propio Baena Bocanegra y una funcionaria, ha ayudado a retrasar la silla y la mesa donde iba a tener lugar la declaración. Además, cuando el abogado de Rivas estaba dejando constancia de las preguntas —13,30 horas—, se ha producido un corte en el suministro eléctrico que ha dejado a oscuras la sala y el edificio de la Audiencia durante cinco minutos.

Una vez se ha restablecido la luz, el magistrado ha llamado a declarar a Ponce, quien se ha acogido a su derecho a declarar únicamente a las preguntas de su abogado, momento en el que ha intervenido el letrado de Rivas para defender la conveniencia de dejar por escrito, y no leer, las preguntas que cada parte tenía previsto realizar al imputado.

La junta revisa el edificio de la audiencia tras los cortes

En ese momento, se ha producido un segundo corte de luz, tras el cual el fiscal ha comentado de manera jocosa que "cada vez que habla Francisco Baena se va la luz". Este comentario por parte del fiscal ha motivado las risas entre los miembros del jurado y del público presente en la sala.

Además, y tras los cortes de luz, tanto la Fiscalía como el abogado de Ponce y el resto de letrados han defendido la conveniencia de suspender la declaración del imputado hasta este jueves argumentando para ello la necesidad de "unidad de acto", es decir, de que la declaración se haga en un sólo día y no en dos, pues eran ya pasadas las 13,30 horas y la comparecencia se podría haber extendido obligando a aplazarla.

Finalmente, el magistrado ha decidido suspender la vista oral hasta este jueves, a partir de las 9,45 horas, momento en que ha vuelto nuevamente la luz a la sala, aunque a los pocos minutos, y ya con las partes fuera de las dependencias, ha habido un tercer corte en el suministro que también ha sido restablecido.

La Junta ha informado de que técnicos de mantenimiento de la Delegación del Gobierno de Sevilla están revisando el edificio de la Audiencia Provincial después de los "fallos" que han afectado al suministro eléctrico de todo el edificio. Finalmente, se ha podido restablecerce el suministro tras desconectar diversos equipos, "ninguno de los cuales afecta al normal funcionamiento de los juzgados y que están siendo revisados para detectar el origen de la avería".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.