Para la consejera de Salud andaluza, María Jesús Montero, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrado este miércoles bajo la presidencia de la ministra de Sanidad, Ana Mato, ha sido "prescindible" y tan falto de contenido que "se podría haber realizado por videoconferencia". Al término del mismo, la responsable andaluza se ha quejado de la falta de "materia" y de que se "ha limitado a la exposición de las diferentes posturas políticas".

"Sinceramente le digo que la podríamos haber hecho por videoconferencia o por escrito", ha asumido Montero al término del encuentro, cuando se ha quejado de que "no ha habido ninguna materia que se haya enriquecido por el debate" y de que todo lo abordado en la reunión han sido "asuntos de trámite o exposiciones sobre las posiciones políticas para que consten en acta".

A la vista de que "no ha habido grandes cuestiones a discusión", la consejera ha advertido de la preocupación que le produce que muchos consejeros regionales hablen de "asegurados en lugar de ciudadanos". "Se va consolidando que vamos cambiando de formato y modelo, se habla de quien está cubierto y asegurado o quien queda fuera de la cobertura y de la protección del sistema", ha lamentado.

Montero ha acusado esa falta de contenido también en que el Ministerio no haya trasladado ningún dato sobre el verdadero y actual impacto económico del Real Decreto, más que los 400 millones por gasto farmacéutico de los meses de julio y agosto y los 37 por la compra centralizada, ya conocidos.

Al respecto, ha defendido que hay que revisar el sistema de información de farmacia ya que ahora hay comunidades, como Andalucía, en la que los ciudadanos no anticipan dinero y consta el gasto real, y otras que sí anticipan, por lo que "ya no se sabe si el gasto de farmacia responde a una contabilización real".

Montero ha dicho que dentro del encuentro ha defendido que no es "oportuno y conveniente" que el presupuesto en Sanidad y Servicios Sociales baje en torno a un 20 por ciento de acuerdo al proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado y también ha advertido sus observaciones a la metodología con la que se va a elaborar el Libro Blanco de profesionales.

Por otra parte, también ha mostrado sus reticencias a que sea el Ministerio de Hacienda el que realice las compras centralizadas para las comunidades y posteriormente lo repercuta de menos en las transferencias que se dan a las comunidades autónomas ya que considera que es parte de la competencia de cada región manejar su propia tesorería. Además —ha dicho— que "o se hace muy bien la información sobre cómo se realiza todo o se le perderá el rastro" a la financiación que efectivamente recibe la comunidad.

Garantiza atención sanitaria a inmigrantes

Por otro lado, Montero ha recalcado que Andalucía "garantiza" la atención sanitaria a los inmigrantes. "No hemos modificado nuestra posición", ha recalcado la consejera, que ha dicho, además, que quiere "quitar incertidumbre" a este colectivo de la población. "Se trata de que el nivel de atención primaria, que es el que garantiza la universalidad de un modelo, sea accesible a todos los ciudadanos", ha añadido.

"No se puede hablar de universalidad del modelo si hay limitación en el acceso a ala atención primaria, por muchos convenios que se firmen. La universalidad no la hace tener la puerta de urgencias abiertas a la emergencia en la vida de una persona, la universalidad la hace que un ciudadano pueda acceder al médico de familia", ha recalcado.

En definitiva, Montero cree que el Ministerio tiene una "marea de confusión" sobre el grado de aseguramiento a estos ciudadanos. "Hay veces que dicen que todos tienen derecho a la atención y otras que se contradicen, y que solo lo tienen los que hayan suscrito este convenio", ha lamentado la responsable andaluza, que también ha dicho que, "al quebrar el sistema nacional de seguridad y quedar fuera del sistema de aseguramiento, el Ministerio no sabe cómo hacer para que no se note".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.