El Gobierno local alega que se "limitó" la entrada al Ayuntamiento de Santiago para "garantizar la seguridad"

No opina sobre limitar el derecho a la manifestación, pero señala que los santiagueses son conscientes de la repercusión de "cortar calles o tráfico"
La concejala de Personal de Santiago, Amelia González
La concejala de Personal de Santiago, Amelia González
EUROPA PRESS

La concejala de Personal de Santiago, Amelia González, ha explicado este miércoles que el Gobierno al que pertenece decidió "limitar" la entrada en el Ayuntamiento con el objetivo de "mantener y garantizar la seguridad, no sólo del propio Consistorio y del patrimonio municipal, sino también de la vida laboral que se desarrolla diariamente".

Después de que Policía Local y miembros de sindicatos de la Función Pública viviesen este mismo miércoles momentos de tensión al impedir los cuerpos de seguridad la entrada en dependencias municipales a unas 25 personas, la responsable de Personal ha comparecido ante los medios para aclarar que "lo que se hizo fue poner un límite" en la entrada del Ayuntamiento "debido al gran número de personas que intentaron acceder".

Además, ha rebatido las acusaciones de "ataque a la libertad sindical", puesto que los sindicatos "tienen todos sus derechos garantizados". Así, como ha ejemplificado, pueden "mantener reuniones en su local" y "tienen las puertas abiertas para celebrar ruedas de prensa". "Lo que, evidentemente, no podemos consentir, es que se altere la vida normal del ayuntamiento", ha reiterado González Brandariz.

Preguntada sobre la imposibilidad de algunas de las personas congregadas en el Pazo de Raxoi de entrar en el local sindical, donde se iba a celebrar una asamblea para decidir sobre un encierro de 24 horas en el Ayuntamiento, la edila ha remarcado que portaban "pancartas y silbatos". "Yo cuando me reúno no traigo cosas que se le parezcan", ha sentenciado.

Sobre la negativa a permitir la entrada de los sindicatos en la sala de prensa, Amelia González ha esgrimido que "el aforo es limitado". "No cabe todo el mundo", ha recalcado, haciendo hincapié en que podrían haber realizado las declaraciones a la prensa sólo "los representantes sindicales del Ayuntamiento de Santiago". "Tenían la puerta abierta", ha enfatizado la concejala.

El encierro sería "un gasto adicional"

En cuanto al encierro, ha subrayado que "el Ayuntamiento no está para que se encierre nadie". "Yo no puedo facilitarlo", ha añadido, partidaria de "poner las medidas necesarias para evitarlo". Entre los argumentos que ha ofrecido para justificar esta postura, está "el gasto adicional" que supondría desplegar a las fuerzas de seguridad. "Cuesta dinero", se ha reafirmado.

Lo que no ha concretado son las medidas que tomará el Gobierno local para evitar que la presencia de los sindicalistas en dependencias municipales se prolongue. "Serán las que el el concejal y el alcalde consideren más oportuno", ha resuelto, señalado que las adoptadas hasta ahora se centraron en "evitar que haya desórdenes". A partir de ahí, ha apelado al "sentido" de las organizaciones sindicales para que "no haya problemas".

Regular las manifestaciones

Al hilo de lo ocurrido este miércoles, preguntada si comparte la visión de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, sobre limitar el derecho a la manifestación, no ha dado su opinión pero sí ha juzgado que "30 manifestaciones al día" en la capital de España es "una auténtica locura".

En el caso de Santiago, se ha limitado a señalar que "los ciudadanos tienen consciencia de lo que les repercuten en su vida los cortes de calles o de tráfico".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento