El director de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), Javier Angulo, ha defendido este miércoles que la decisión de cobrar a los medios de comunicación por acreditarse para cubrir el festival "no busca hacer caja", sino "ofrecer un buen servicio" a los profesionales que informan del mismo.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Angulo ha insistido en que la organización cuenta con un equipo de ocho personas que trabajan para "dar las máximas facilidades a los medios", a cambio de lo cual piden un "esfuerzo" que "no es muy grande".

Durante su participación en el II Foro de la Asociación de la Prensa de Valladolid, Angulo ha asegurado que el festival intenta "que todos los periodistas de fuera tengan hotel y comida, pero ha advertido de que no sabe "cuánto tiempo" podrán aguantar así ante las dificultades económicas.

Javier Angulo se ha comprometido a intentar "compensar ese dinero" y ha admitido que la decisión "puede ser muy criticable", pero ha avisado de que la mantendrá y ha descartado que sea una fórmula "reversible" una vez que pase la crisis económica.

El director ha recordado que "todos los grandes festivales lo hacen" y que el precio fijado para esta edición, 30 euros por profesional acreditado, es inferior a los 70 de San Sebastián o los 300 de Berlín, y ha recordado que, tras el "revuelo" que esta decisión generó en San Sebastián el primer año, la situación "se normalizó" al siguiente.

"Hemos podido equivocarnos", ha admitido, pero ha insistido en su defensa del modelo, al que ha definido como un "impuesto de familia".

A la vez que ha abogado por esta fórmula, el director de la Seminci ha reiterado su rechazo, en cambio, a que el festival pague por exhibir películas, tal y como "hacen otros festivales" y como "pretenden algunas productoras".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.