Evolución Seguridad Social
Evolución de la relación Afiliados / Pensionistas FUENTE: Seguridad Social

La casi constante destrucción de empleo y la caída de la actividad económica sufridas en España desde el inicio de la crisis han puesto contra las cuerdas a las cuentas públicas y los llamados estabilizadores automáticos –prestaciones y subsidios de desempleo, entre otros–. Tanto es así que el año que viene la partida de gastos no contributivos será ejecutada por el Gobierno, y no por la Seguridad Social como hasta ahora.

La partida de gastos no contributivos será ejecutada por el Gobierno, y no por la Seguridad Social como hasta ahoraLa nueva caída en septiembre –de un 3,59%– en el número de trabajadores afiliados al sistema público sitúa su número en niveles de hace una década. Así, la relación entre afiliados y pensionistas es de 2,41, es decir, hay 2,41 trabajadores por cada pensionista –el peor dato desde diciembre de 2002–, aunque el resto de variables son ahora sensiblemente más graves, ya que ahora, con un número similar de ocupados –unos 16,8 millones– hay que sufragar los gastos ocasionados por casi un millón más de pensionistas y por 1,7 millones de desempleados, que si bien cuentan como contribuyentes al sistema, es el propio Estado el que cotiza por ellos. Es decir, en este momento hay 16 personas que pagan por cada 10 que cobran.

El desfase entre contribuciones y beneficiarios se constata también en los Presupuestos Generales de 2013, en los que se prevén unos ingresos de 105.863 millones por cotizaciones sociales y unos gastos en pensiones contributivas superiores a los 106.350 millones. El propio Gobierno reconoció que echará mano del Fondo de Reserva de la Seguridad Social durante el año próximo, y ya ha utilizado otros fondos extraordinarios para hacer frente a las nóminas.

Los altos niveles de paro también han arrasado las cuentas del Ejecutivo en cuanto a las prestaciones por desempleo. Y es que a falta de tres meses para que acabe el año, ya se han consumido casi 24.000 de los 28.800 millones de euros presupuestados para el pago a los parados, y si la tendencia actual se mantiene, esta partida acabará con un saldo negativo de más de 3.000 millones. El Ejecutivo había previsto, al elaborar las cuentas de este año, un descenso en el gasto respecto al 2011, y todo hace pensar que no será así. Aun así, los Presupuesto del año que viene contemplan otra reducción del 6,3% en las prestaciones por desempleo.

Más paro, menos contratos

La reforma laboral, pese a la promesa del propio Mariano Rajoy de que surtiría efecto en el medio plazo, demostró este martes de nuevo no solo su incapacidad para generar empleo, sino que ni siquiera sirve para evitar su destrucción.

El paro registrado –es decir, aquellas personas que se inscriben en los servicios públicos de empleo– aumentó durante el mes de septiembre en 79.645 personas, lo que deja una tasa de 4,7 millones de parados, casi medio millón más que un año antes. El paro se ha cebado especialmente en el sector servicios, en el que 85.000 personas han engrosado las cifras de desempleo.

El deterioro en el mercado laboral se constata además con la caída en el número de contratos –de un 10,94% en septiembre–, lo que ha situado su número en los peores registros desde el inicio de la crisis: apenas 1,2 millones, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Empleo.