Batgirl
Una de las imitadoras retratadas por Nico Silberfaden Nico Silberfaden

Son una galería de infalibles figuras veneradas en los altares de la cultura pop. Algunos son superhéroes de traje y capa (Batman, Supermán, Catwoman, Elastic Girl...), mientras que otros salen de la incansable fábrica de mitos del cine (Indiana Jones, Rambo, la Blancanieves de Disney...) o incluso de la vida real (Elvis Presley, Marilyn...).

El atuendo y el maquillaje son perfectos y otorgan sensación de veracidad, pero el gesto facial es de profunda tristeza y en la mirada anidan restos de angustia, incertidumbre y agobio. Son los Impersonators (Imitadores) retratados en la meca dorada del Hollywood Bulevard de Los Ángeles (EE UU) por el fotógrafo argentino Nico Silberfaden.

Mendigar propinas

La galería de retratos es de hombres y mujeres en paro que se ven obligados a disfrazarse para mendigar propinas. El fotógrafo los lleva a un estudio y les pide que se muestren sin imitar a nadie, con sus verdaderos sentimientos asomando tras el personaje o la celebrity al que representan para poder comer.

A Silberfaden, nacido en Argetina, criado en Brasil y residente en Nueva York, le interesó la paradoja de la abundancia de impersonators que animan fiestas y eventos o simplemente pueblan las calles de Los Ángeles, la megalópolis del dorado mundo de los sueños de Hollywood. Al ahondar en el fenómeno descubrió que se trata de personas desempleadas que necesitan llegar a fin de mes.

Una imagen sombría que contradice la rectitud moral de los héroes  Cuando les lleva al estudio, a cambio de pagarles una tarifa, les pide que "manifiesten sus verdaderos sentimientos" contra un telón de fondo colorido. "El resultado es una imagen sombría, visualmente sorprendente, que contradice la naturaleza icónica de la fuerza y la rectitud moral típica de los superhéroes y las celebridades. Quiero crear la ilusión de que Superman no existe, que él también es falible y le afecta el declive de los EE UU", dice el fotógrafo en una entrevista con 20minutos.es.

¿Qué le impusló a hacer la serie Impersonators?
Vivía en Los Angeles y tenía ganas de hacer algo sobre la recesión económica y social que empezaba a azotar con fuerza.  Sentía que por primera vez la idea de los EE UU como una potencia social y cultural mundial se veía afectada: el mundo ya no veía a los USA como el Superman que recorría el planeta ayudando y resolviendo los problemas mundiales. Es decir, la identidad de los EE UU estaba cambiando.

¿Es el final definitivo del sueño americano?
No hay ningún tipo de esperanza en el sueño americano. Para mí es muy obvio que nunca existió tal falacia y que el verdadero sueno americano es el sueño un universal que todos tenemos de llevar un vida lo menos penosa posible y poder llegar a la hora de la muerte dignamente y con la gente a la que queremos a nuestro lado.

¿Fue compleja la producción de la serie?
La logistica fue muy simple.  Recorría la famosa avenida Hollywood Boulevar y elegía aquel impersonator que me parecía interesante visualmente. Luego le pagaba una tarifa por hora y en mi estudio hacíamos las fotos.  A medida que el proyecto crecía, el boca a boca se hizo fuerte y por medio de recomendaciones fui eligiendo los demás participantes.

¿Cuáles son los motivos de la tristeza de estos héroes?
Las razones por las que están tristes son universales, problemas que nos afectan a todos, ya sea la  falta de trabajo, problemas familiares, soledad... Pero creo que la razón mas importante es la cruda realidad de darse cuenta de que aquellos sueños y metas que tenías no se cumplirán y la pregunta que nos ancla entonces es: "Y ahora que?".

¿Son héroes indignados?
No. Son héroes sin ninguna convicción de ser héroes.  Creo que el movimiento del 99% despierta de alguna forma la conciencia social americana de que las cosas están mal y no mejorán pronto.  El movimiento tiene ideales que cualquier ser humano compartiría, pero su metodología, cómo se ha politizado un movimiento popular y el hecho de que hoy casi ni se les escucha me hace pensar de que no han podido ser héroes.

¿Cuál es su impersonator favorito?
Mi superhéroe favorito es Batman.  Me gusta mucho la foto y él tiene una historia muy conmovedora.  Diseñaba y fabricaba trajes para Disney en California, luego perdio el trabajo y tuvo que recurrir a vestir las prendas que él mismo fabricaba.