Patrullando Alepo
Rebeldes sirios patrullan por las calles de Alepo, Siria. EFE

Los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) lanzaron este jueves una ofensiva para tomar el control de Alepo, segunda ciudad del país, tras desencadenar fuertes combates con las fuerzas leales al régimen que preside Bachar al Asad. En un comunicado difundido por internet, Abdel Qader al Saleh, comandante de la brigada "Al Tauhid" del ELS en Alepo, calificó la ofensiva de "decisiva".

El oficial rebelde ordenó a los suyos detener a los soldados y entregarlos vivos a lo que llamó la "Seguridad de la Revolución", y pidió a los combatientes que tomasen posiciones para lograr el mayor despliegue en Alepo.

Tras el anuncio, cientos de insurgentes se enfrentaron a las tropas gubernamentales en distintos barrios de Alepo, como Saif al Daula y Al Izaa, según la plataforma opositora Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La activista Zena al Halabi, residente en Alepo, explicó que se escucharon disparos en la parte occidental de la ciudad, que de acuerdo con sus palabras esta por el momento bajo el control de los leales al régimen. Según Al Halabi, también fueron escenario de combates los barrios de Halab al Yadida, Al Sabil y Al Hamdaniya, entre otros.

Unidades de artillería del régimen bombardearon, por su parte, el barrio de Al Nireb, también en Alepo, donde resultaron heridos varios palestinos en un campamento de refugiados, indicó la Comisión General de la Revolución Siria.

Los rebeldes ya lanzaron una importante ofensiva sobre Alepo el pasado 28 de julio, lo que les llevó a librar durante semanas duros choques contra las fuerzas de Al Asad, pero que no les permitió mantener el control de ciertas zonas.

El conflicto que se vive en Siria desde marzo de 2011 ha causado ya unos 25.000 muertos, mientras que 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han refugiado en los países vecinos, según Naciones Unidas.

Siria bombardea el este de Líbano

La aviación siria, por su parte, ha bombardeado este jueves las cercanías de la localidad fronteriza de Arsal, en el valle oriental de la Bekaa, poco después de que visitara esa región libanesa el coordinador especial de la ONU para el Líbano, Derek Plumby.

Seis misiles cayeron cerca de Arsal, una zona bombardeada frecuentemente por las fuerzas siriasSeis misiles cayeron cerca de Arsal, una zona bombardeada frecuentemente por las fuerzas sirias, aunque no ofrecieron más detalles. Este ataque, que no dejó víctimas, ocurrió al poco tiempo de que Plumbly visitara por primera vez la región de la Bekaa para examinar la situación sobre el terreno, incluida la de los 34.000 desplazados sirios que se han cobijado allí huyendo la violencia en su país.

Durante su gira, Plumbby se entrevistó con responsables políticos y militares de la Bekaa para informarse de la situación en los 330 kilómetros de frontera común entre el Líbano y Siria, según un comunicado de la oficina de prensa del coordinador especial. "Estoy impresionado por la dedicación de las Fuerzas Armadas Libanesas en la frontera, pero preocupado por el impacto de los ataques e incursiones de ambos lados, cualquiera que sea su fuente", afirmó Plumby.

El responsable de Naciones Unidas mostró su satisfacción por los planes del Gobierno para fortalecer el Ejército libanés y aseguró que su organización está trabajando con donantes internacionales para ayudar a mejorar el control de la frontera.