Rubalcaba
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. EFE

El Gobierno ha presentado este jueves un proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013 de nuevo marcado por los ajustes, y en los que solo suben las pensiones, las becas y los intereses de la deuda. Estas son las principales reacciones políticas que se han producido al anuncio presupuestario:

  • Pérez Rubalcaba: El secretario general del PSOE se siente "enormemente escéptico" con el proyecto de Presupuestos Generales y ha advertido al Gobierno de que hay "medidas antisociales que tiene que corregir". El líder socialista ha querido recordar al Gobierno, ante la "senda de ajustes en la que está metido", que la "enseñanza es mucho más barata que la ignorancia", que la "solidaridad es mucho más barata que la pobreza" y que "es mucho más barato mantener la cohesión social que romperla". Tras defender que hay "medidas antisociales" que el Ejecutivo de Mariano Rajoy tiene que "cambiar" y "corregir", ha explicado que el PSOE va a proponer sus propias "alternativas en temas que afectan a muchos miles de ciudadanos que están angustiados".
  • Soraya Rodríguez: La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso ha asegurado que la "austeridad suicida", palabras con que ha definido las líneas maestras de los presupuestos del Estado, no es la solución a la crisis y va a provocar más recesión económica. Preguntada por las cuentas públicas, Rodríguez ha indicado que "más austeridad a cambio de sufrimiento no es la solución", y ha augurado que esta política va a generar "un grave problema económico, que es ahondar en la recesión económica". Ante esta situación, la portavoz socialista ha reclamado "medidas anticíclicas" y "estímulos".
  • Sindicato UGT:  El sindicato UGT ha asegurado que el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales "ahonda en el desastre" y dice que son "reincidentes" al recortar la inversión y los servicios públicos. En opinión del sindicato, el proyecto supone "una nueva pérdida de poder adquisitivo de los empleados públicos y recorta las políticas de empleo y las prestaciones por desempleo". Además, añade UGT en un comunicado, "profundizan en la línea del desastre, provocarán más recesión, más paro y ahonda en una política errónea, inútil y tremendamente injusta, que da la espalda a los ciudadanos y no solucionará tampoco los problemas de la deuda pública y el déficit".