El Centre del Carme recorre los evocadores paisajes nórdicos de los maestros del género a través de 43 pinturas que salen del Museo Nacional del Prado para acercar al público valenciano las historias que se escondían tras las montañas, los bosques, las aguas, las campiñas o los jardines de palacio del siglo XVII.

Alrededor de una decena de artistas integras esta muestra que lleva por título 'Rubens, Brueghel, Lorena. El paisaje nórdico' y que permanecerá en la capital del Turia hasta el próximo 2 de diciembre para viajar después a Zaragoza. Se trata de la tercera exposición que se realiza en Valencia con fondos del Prado, coorganizada por el Museo del Prado, la Obra Social 'la Caixa' y el Consorcio de Museos de la Comunitat.

Para su presentación han asistido la comisaria de la misma, Teresa Posada; el director adjunto de Conservación e Investigación de El Prado, Gabriele Finaldi; la consellera de Turismo, Cultura y Deporte, Lola Jonnson; el gerente del Consorcio de Museos de la Comunitat, Felipe Garín; el secretario general de la Fundación 'La Caixa', Lluís Reverter; y el director territorial de 'La Caixa' en Levante, Bibiano Martínez.

Las piezas que se podrán admirar, divididas en nueve secciones según el tipo de paisaje que retraten, formaron parte en su momento de las colecciones reales que Felipe III y Felipe IV adquirieron para el patrimonio español. Y son precisamente sus autores quienes convirtieron el paisaje en un género en sí mismo, inmerso en una luz naturalista que hasta entonces no se había reflejado, ha explicado la comisaria de la muestra.

Durante la Edad Moderna, los italianos llamaron "nórdicos" a los pintores de las tierras que estaban más allá de los Alpes, fundamentalmente en los Países Bajos. Allí, el contexto social y cultural hizo que, a lo largo del siglo XVII, los creadores se apartaran de los temas heroicos propios de la pintura de la historia en favor de los asuntos cotidianos, entre ellos, el paisaje, que pasó a ser un género independiente.

En este sentido, Posada ha explicado que "siempre hay una historia detrás" de cada uno. El paisaje sin más llegaría más tarde, en el siglo XIX. Los nórdicos tenían un gran interés en mostrar su entorno y cuando, cosa que para los italianos, era un tema menor. Sin embargo, como todos ellos viajaban a Italia para formarse acabaron enseñando a también a los transalpinos a plasmar su alrededor.

La muestra ofrece la oportunidad de disfrutar de algunos de los más destacados representantes del género, con obras tan representativas como 'Paisaje alpino' de Tobias Verhaecht, uno de los maestros de Rubens; 'La vida campesina', 'La Abundancia', 'Los Cuatro Elementos' y 'Boda campestre' de Jan Brueghel el Viejo, además de 'La visión de san Huberto' que pintó en colaboración con Rubens o 'Mercado y lavadero en Flandes' en colaboración con Joos de Momper el Joven; 'Paisaje de gitanos' y 'Tiro con arco' de David Teniers o los dramáticos 'Asedio de Aire-aLys' de Peeter Snayers y 'Bosque de Simon' de Vliger.

Las dos tipologías del paisaje nórdico más características -el invierno y el agua- están representadas por obras como 'El puerto de Ámsterdam en invierno' de Hendrick Jacobs Dubbels o 'Playa de pescadores de Adam Willaerts, entre otros.

El rubens "más íntimo y personal"

Por su parte, los paisajes de Rubens, el gran maestro flamenco, constituyen "la parte más íntima y personal" de su producción. De hecho, cuando deja los encargos políticos y ya pinta para él lo que hace son paisajes. "Los guarda para él o los regala a sus amigos más íntimos y hasta que no muere prácticamente no se conocen", ha señalado la comisaria.

De él se podrán ver el soberbio 'Atalanta y Meleagro cazando el jabalí en Caledonia', una de las obras cumbre del paisaje nórdico.

Por último, también se recogen algunos de los encargos que Felipe IV hizo para decorar el palacio del Buen Retiro de Madrid a Claudio de Lorena, Jan Both y Herman van Swanevelt, los jóvenes pintores nórdicos que iniciaron en Roma el llamado "paisaje italianizante".

El mecenazgo

La consellera de Cultura y Turismo ha aprovechado que este jueves se celebra el Día del Turismo para abogar desarrollar el "turismo cultural" con muestras como esta, al tiempo que ha hecho hincapié en la necesidad de que la sociedad se implique y ha reivindicado la "indispensable" figura del "mecenazgo".

En este sentido, preguntada por la contribución de las cajas y fundaciones en esta labor, ha asegurado que la administración va a seguir contando con "compañeros de viaje" en temas culturales. Así, interrogada por el "bloqueo" de la Ley de Mecenazgo, ha apuntado que "lo importante es tener el proyecto que queremos", "cuanto antes mejor" pero "unos meses" de espera "no son un problema si al final conseguimos una ley que marque un antes y un después", ha sentenciado.

Por su parte, Bibiano Martínez ha precisado que La Caixa ha invertido más de 20 millones de euros en 2012 en Obra Social en la Comunitat Valenciana, un 14% más que en 2011 y ha garantizado que no va a dar la espalda a la cultura "en estos tiempos en los que ya hacen falta demasiadas cosas".

Consulta aquí más noticias de Valencia.