Un grupo opositor sirio citado por la cadena CNN menciona la cifra de 343 muertos ocurridos en el país durante el miércoles 26, lo que supondría el número más alto de víctimas en una sola jornada desde el comienzo del conflicto, en marzo de 2011.

Según la página web de los Comités de Coordinación Local de Siria -que aporta, sin embargo, el dato, aparentemente sin actualizar, de 298 muertos- el número más alto de fallecidos se dio en Damasco y sus alrededores, con 162 muertos, de ellos 107 en una matanza ocurrida en Thiabieh.

El número de víctimas aportado por la cadena estadounidense, cuya fuente es la portavoz de los Comités, Rafif Juyati, superaría así la cifra de 330 muertos anotada el 25 de agosto último, en una operación militar lanzada por el régimen sirio contra la población de Daraya, en la periferia de Damasco, según datos suministrados entonces por el activista Yafar al Jeir, coordinador de la red opositora Sham.

EE UU pide una nueva acción de la ONU

EE UU urgió este miércoles al Consejo de Seguridad de la ONU a "intentar de nuevo" una acción conjunta ante la crisis en Siria, mientras que los países BRICS (Brasil, India, China, Rusia y Sudáfrica) apostaron por el plan diseñado en Ginebra en junio como el más "realista" y "multilateral" para llegar a un consenso.

Ruisa considera "preocupante" la negativa a condenar "los actos terroristas cometidos la oposición a Al Asad"

Esas dos posturas chocaron en una sesión que el Consejo de Seguridad dedicó a la situación en Oriente Medio, en la que la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, lamentó la "parálisis" del máximo órgano internacional de seguridad mientras "las atrocidades se suceden" en Siria.

"Debemos intentar, una vez más, encontrar un camino hacia adelante que pueda unir al Consejo de Seguridad en el urgente asunto de acabar con la violencia en Siria y prevenir las consecuencias que todos nosotros tememos", apuntó Clinton.

Su homólogo ruso, Sergéi Lavrov, defendió la hoja de ruta para Siria trazada por el llamado Grupo de Acción que se reunió en Ginebra en junio, y pidió que esa sea "la base para el consenso en el Consejo de Seguridad de la ONU", algo que refrendaron los países BRICS en un comunicado emitido este miércoles conjuntamente.

En el comunicado los BRICS también expresan su apoyo al nuevo mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, y confían en que integre el proceso iniciado en Ginebra en su futuro plan para el país.

Las divisiones en el Consejo de Seguridad volvieron a manifestarse en la sesión de este miércoles, en la que Lavrov consideró "preocupante" la "negativa de algunos miembros a condenar los actos terroristas cometidos por elementos de la oposición" al régimen de Bachar Al Asad.