El crédito otorgado a las familias y a las empresas cae en 136.000 millones en la 'era FROB'

  • Las ayudas a la banca hacen aumentar un 52% la financiación de las administraciones públicas, pero cierran el grifo a los ciudadanos.
  • Las entidades han recibido al menos 240.000 millones en tres años.
Evolución del crédito por sectores en la Era FROB
Evolución del crédito por sectores en la Era FROB
Fuente: Banco de España

Las instituciones públicas han dispuesto desde mediados de 2009, según cifras de la propia Comisión Europea, de al menos 240.000 millones de euros (entre ayudas directas, avales...) para auxiliar a las entidades bancarias españolas. Esta cantidad –equivalente a un cuarto del producto interior bruto de España en un año– ha servido para aumentar el nivel de crédito durante estos últimos tres años, si bien no se ha repartido por igual entre los distintos estamentos de la sociedad.

El crédito total en el conjunto del país se estima actualmente en 2,8 billones de euros, según datos del Banco de España, lo que supone un nivel de financiación un 4,89% mayor que a mediados de 2009, cuando se aprobó y se puso en marcha el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), la entidad pública destinada a sanear la banca española.

Pese a los miles de millones gastados en recapitalizar a entidades –Catalunya Caixa y BFA-Bankia entre otras– y a la espera de comprobar el efecto del rescate de 100.000 millones aprobado por la UE, los datos demuestran que tanto las familias como las sociedades cada día lo tienen más complicado para acceder a financiación, con descensos del 5,6 y 6,4%, respectivamente, desde julio de 2009.

En una cifra y para entendernos: el crédito destinado a hogares y empresas ha caído en 136.356 millones durante los últimos tres años, de acuerdo con las cifras oficiales del BdE.

Círculo vicioso

Si se han empleado tantos miles de millones públicos en auxiliar a las entidades financieras para lograr restablecer el crédito, ¿dónde ha ido el dinero? Si descontamos el imprescindible desapalancamiento –debido a la crisis, los bancos deben reducir su exposición a sectores en problemas, como el inmobiliario–, la respuesta es clara, a la vista de los datos: una gran parte de los fondos públicos utilizados para rescatar –e incluso nacionalizar– a las entidades se ha empleado en adquirir la propia deuda pública con las que las administraciones han financiado sus déficits desde el inicio de la crisis.

Si a mediados de 2009 el nivel de deuda de las administraciones rondaba los 504.000 millones de euros, desde entonces se ha incrementado más de un 52% y ya supera los 768.000 millones, equivalente a más de tres cuartas partes del PIB.

Así, se ha alimentado un "círculo vicioso" en opinión de analistas tan prestigiosos como el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, ya que las entidades bancarias son rescatadas por el Estado, que a su vez tiene en los bancos españoles a sus principales compradores de deuda pública, que no deja de aumentar para poder hacer frente, entre otras obligaciones, al auxilio de las entidades.

Precisamente para romper esta cadena de riesgo bancario-riesgo soberano que podría acabar con la solvencia del país, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anunció hace dos semanas un programa de compra de deuda ilimitada para aquellos países de la eurozona que lo soliciten ante la UE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento