Esperanza Aguirre fue recibida y despedida este lunes con abucheos durante su visita al colegio público bilingüe Virgen de Navalazarza, de San Agustín de Guadalix, al que acudió para inaugurar oficialmente el curso en Educación Infantil y Primaria. Allí, la presidenta tuvo que esquivar la tartera lanzada por una madre en paro, que le recriminó los recortes en las becas de comedor y la instauración, a cambio, de la posibilidad de que los niños se lleven la comida de su casa para ahorrarse el coste del comedor.

Aguirre, que eligió un municipio pequeño y alejado de Madrid capital para evitar una pitada masiva, se encontró a su llegada con la protesta de una docena de personas entre las que se encontraban profesores interinos  (representantes de los hasta 1.000 de los que podría prescindir la Consejería de Educación este curso), padres de alumnos y sindicalistas.

Rodeados por la Guardia Civil

Ataviados con las camisetas verdes características de las protestas a favor de la educación pública, los congregados gritaron lemas contra los recortes como "menos 'tupper' y más maestros".

Nos han quitado la beca de comedor, nos exigen uniforme, ¿qué pretenden?A la salida de la presidenta, una madre lanzó una tartera dirigida a Aguirre, aunque esta no llegó hasta la presidenta. "Se lo he tirado para ver si lo cogía. Pretenden que paguemos los libros. Nos han quitado la beca de comedor, nos exigen uniforme, ¿qué pretenden?", explicó la mujer en palabras recogidas por la agencia Europa Press.

La Guardia Civil evitó que los manifestantes se acercasen a los representantes públicos, entre los que también estaban la consejera de Educación, Lucía Figar, y el alcalde de San Agustín, Juan Francisco Figueroa (PP).

Consulta aquí más noticias de Madrid.