Mayas
Vista del templo del Gran Jaguar, la construcción principal de la ciudad más grande de Tikal, la más grande de las antiguas ciudades de los mayas del período clásico. ARCHIVO

Un análisis de las interacciones entre el medio ambiente y los seres humanos que antecedieron al colapso de la cultura Maya en el siglo IX de nuestra era, apunta a una serie de sucesos –algunos naturales, y otros marcados por el hombre- que constituyen enseñanzas  para la toma de decisiones sobre el desarrollo sostenible en la actualidad.

En su modelo revisado de la caída de la antigua civilización maya, los científicos sociales B.L. Turner y Jeremy A. Sabloff, proporcionan una teoría puesta al día sobre el sistema humano y el medio ambiente, en la que afirman que el estrés ambiental y económico de la zona sirvió como punto de inflexión para las fértiles tierras bajas de los Mayas.

Este estrés ambiental se complementó con un cambio en el comercio de toda la península a su alrededorLos co-autores describieron el período clásico de los mayas de tierras bajas (del 300 al 800 de nuestra era) como una "civilización altamente compleja organizada en redes de ciudades-estado", en su artículo publicado en el último número de la revista Proceedings.

Los antiguos mayas de esta región montañosa y ribereña se enfrentaron a un largo periodo de aridez climática, con sequías más prolongadas amplificadas por la deforestación a gran escala humana indicada en el registro paleoecológico de la zona.

Antes de su caída, los mayas ocuparon la zona durante más de 2.000 años, anotaron los autores, "un tiempo en el que se desarrollaron una sofisticada comprensión de su medio ambiente, con la construccción de intrincados sistemas de agua que resistieron por lo menos a dos largos periodos de aridez”.

Sin embargo, documentan interacciones humano-ambientales que fueron severamente estresantes durante la fase árida del siglo IX. "Este estrés ambiental se complementó con un cambio en el comercio de toda la península a su alrededor, lo que redujo la economía de la élite gobernante", dijo Turner, científico del Instituto Global de Sostenibilidad de la Universidad Estatal de Arizona.

"Se tomó la decisión de desocupar las tierras bajas centrales en lugar de mantener la inversión. Esta teoría no sólo es consistente con los datos de colapso, sino en el hecho de que las tierras bajas centrales se volvieron a ocupar posteriormente", dijo Turner.

"Las interacciones complejas del sistema generaron el colapso y la despoblación de las tierras bajas mayas y fomentó su abandono a largo plazo. Esta lección debe ser tenida en cuenta en el uso de análogos en la investigación sobre la sostenibilidad".