La Policía Municipal de Bilbao ha practicado un total de veinticuatro detenciones a lo largo del primer fin de semana de Aste Nagusia, la mitad de ellas relacionadas con hurtos e intentos de robo en viviendas y vehículos.

Por su parte la Unidad de Tráfico ha contabilizado cuatro casos de alcoholemia positiva, dos de los cuales han pasado a disposición judicial como imputados por un delito contra la Seguridad Vial.

En un comunicado, el Ayuntamiento ha precisado que el despliegue de medios técnicos y humanos establecido por la Policía Municipal de Bilbao para Aste Nagusia ha dado como resultado a esas detenciones.

La mayor parte de ellas están relacionadas con pequeños hurtos, fundamentalmente en las inmediaciones de El Arenal y zonas periféricas, intentos de robo en viviendas en la calle Zumarraga, intentos de agresión a agentes, sobre todo en la zona de Las Cortes, además de tres delitos de violencia de género cuyos autores han pasado a disposición judicial.

Doce fueron por hurtos y robos, seis por intento de agresión y desobediencia a agentes, tres por violencia de género y tres por agresión.

Por su parte, la Unidad de Atestados de Tráfico, dentro de los controles preventivos programados para todos los días de Aste Nagusia, ha detectado y controlado a cuatro personas que conducían con tasas positivas de alcohol, sancionando administrativamente a dos de ellas y deteniendo a las otras dos a las que se les ha imputado un delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y dar tasas superiores a 0,60 mg. por litro de aire espirado.

Asimismo, durante el mismo periodo se han localizado a 2 personas conduciendo sin haber obtenido nunca el permiso/licencia de conducción a las que se les ha imputado un delito contra la seguridad vial.

La Policía Municipal ha recordado a aquellos conductores que circulen con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro que serán detenidos y sancionados y se les restarán puntos del carnet de conducir.

El código penal establece que el conductor que se niegue a someterse a las pruebas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y sustancias psicotrópicas será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Bebidas alcohólicas

La conducción de vehículos habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a lo establecidas o bajo los efectos de drogas está considerado como infracción muy grave, pudiéndose establecer multas de 300 a 600 euros o la suspensión del permiso para conducir por un periodo de hasta 3 meses.

Para tasas de más de 0,50 miligramos por litro de aire espirado para conductores en general o más de 0,30 miligramos por litro para conductores profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad, se restarán seis puntos del carnet de conducir.

Para tasas superiores a 0,25 y hasta 0,50 se restarán cuatro puntos. También se penalizará con la retirada de seis puntos a aquellos conductores que no cumplan con la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia requerido por un agente.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.