Soldados tailandeses en un centro comercial de Bangkok. (Barbara Walton / Efe)
Soldados tailandeses en un centro comercial de Bangkok. (Barbara Walton / Efe) Barbara Walton / Efe

La cúpula militar golpista que rige Tailandia ha prohibido todas las actividad políticas, incluidas las reuniones de los partidos legalmente constituidos.

No serán disueltos

El Consejo Administrativo para la Reforma, el órgano de gobierno creado por los militares tras el golpe de Estado perpetrado el pasado martes, informó de que "los grupos políticos actuales no serán disueltos, pero no pueden llevar a cabo actividad alguna hasta nuevas instrucciones".

Se censuran los comentarios que contengan opiniones en los medios

 La medida fue anunciada el mismo día en el que el Consejo ordenó a los medios de comunicación local cumplir las nuevas directrices para la restricción de la información.

Entre estas se incluye la censura de los comentarios que contengan opiniones.

En la Asamblea de la ONU

Tras el golpe de Estado, perpetrado cuando el primer ministro, Thaksin Shinawatra, se encontraba en Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU, los jefes militares:

  1. Declararon la ley marcial.
  2. Anularon la Constitución.
  3. Disolvieron el Parlamento y el Tribunal Constitucional.

El depuesto Shinawatra es el fundador del partido de corte nacionalista "Thai Rak Thai" (Tailandeses Aman lo Thai), con el que ganó las elecciones legislativas celebradas el pasado 2 de abril y que invalidó el Tribunal Supremo posteriormente al considerar que fueron "inconstitucionales".