Dos de los libros
A la izquierda, "La Anunciación a los pastores", de Georges Trubert, siglo XV. A la derecha, "Noli me tangere", datado en torno a 1500 The J. Paul Getty Museum, Los Angeles

Avanzada la Edad Media las congregaciones religiosas cristianas deseaban que los ritos comunales fuesen una prolongación del poder de dios y, a la vez, una muestra de la importancia de cada comunidad. Como resultado, los libros de oración comenzaron a jugar un papel primordial como transmisores de ambos deseos: debían mostrar la majestad divina y la riqueza de la iglesia.

La exposición The Art of Devotion in the Middle Ages (El arte de la devoción en la Edad Media), organizada por el museo Getty de Los Ángeles (EE UU), quiere mostrar como el material utilizado en los servicios religiosos comenzó a ser complejo y refinado a partir del año 1200 de nuestra era. La muestra, que estará en cartel entre el 28 de agosto y el 3 de febrero de 2013, incluye una amplia colección de libros de oración, tanto comunes como individuales, que permiten comprobar el deslumbrante trabajo de caligrafía y dibujo de los monjes que los realizaban a mano.

La devoción sustituye a la muerte

La antología es un complemento de Heaven, Hell, and Dying Well: Images of Death in the Middle Ages (El cielo, el infierno y morir bien: imágenes de muerte en la Edad Media), que se clausura el mismo día en que se inaugura The Art of Devotion in the Middle Ages. Si la primera mostraba manuscritos iluminados, vidrieras, grabados y pinturas que ilustraban con crudeza la efímera existencia, el premio celestial de la salvación y los peligros de la condenación, la segunda se queda en las formas de devoción utilizadas por las comunidades cristianas medievales para buscar el premio de la vida eterna.

Figuras fantásticas que  concentraban la atención de los fieles en los ritos "Los cristianos de la Edad Media celebraban sus creencias con primorosos libros iluminados de imágenes a página completa y bordes con figuras fantásticas y escenas que intentaban concentrar la atención de los fieles en la importancia de los textos y los ritos", explica Elizabeth Morrison, una de los comisarias de la importante colección de manuscritos del Getty.

75 centímetros de alto

The Art of Devotion in the Middle Ages se divide en tres secciones: devoción pública, devoción privada y literatura devocional. La primera presenta los libros utilizados durante el culto, misales o Biblias de gran tamaño —hay un tomo de 75 centímetros de alto— que eran colocados al lado del altar sobre un atril, para permitir que varias personas pudiesen leerlos y seguir las oraciones o las canciones sacras al mismo tiempo.

Entre los breviarios privados, encargados por nobles, destaca un libro de horas realizado por el francés Georges Trubert entre 1480 y 1490, y la pieza más notable de la literatura devocional es un texto de Matteo di ser Cambio de 1375.

Surgieron formas innovadoras que se desarrollaron en los siglos siguientes "Lo fascinante de la los libros devocionales medievales es la variedad decorativa que incluían para inspirar a los lectores y llamar la atención sobre la oración central. De ahí surgieron formas artísticas innovadoras que se desarrollaron en los siglos siguientes", precisa la coordinadora de la muestra.