Dos incendios forestales declarados este domingo en  el Alt Empordà han arrasado unas 14.000 hectáreas, han provocardola muerte de cuatro personas y han obligado a confinar en sus casas a los vecinos de varias localidades en la comarca, según han informado los Bomberos de la Generalitat.

Según ha informado este lunes el Gobierno, ambos fuegos fueron originados por colillas, ante lo que el Ejecutivo ha defendido que se endurezca el castigo a los imprudentes.

Mientras que el incendio de Portbou (Girona), el más pequeño de los dos, ya está controlado, los bomberos tratan de dominar las virulentas llamas del fuego que se inició en La Jonquera, el peor que ha sufrido Cataluña en los últimos 14 años, aunque descontrolado, tras arrasar una zona de unas 14.000 hectáreas en 17 municipios.

El incendio de La Jonquera ha obligado a confinar esta tarde de nuevo a los vecinos de las poblaciones de Darnius, Terrades, La Vajol, Cantallops, Albanyà y Sant Llorenç de la Muga, en el Alt Empordà.

El humo ha llegado a la ciudad de Barcelona Según ha confirmado el conseller de Interior de la Generalitat, Felip Puig, los dos incendios se originaron por colillas arrojadas de forma imprudente, en una negligencia humana cometida pese a las constantes advertencias sobre el elevado riesgo de incendio este verano en Cataluña.

De hecho, los agentes rurales han encontrado centenares de colillas en el lugar donde supuestamente se originó ayer el incendio de La Jonquera.

En este sentido, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que ha anulado una visita oficial a Chipre y se ha desplazado a Figueres, ha abogado por endurecer en el Código Penal el castigo por las imprudencias que originen incendios forestales como los del Empordà.

"Estas actitudes conllevan pérdidas que deben tener un reflejo en el Código Penal", ha señalado Jorge Fernández Díaz, quien ha insistido en la necesidad de tipificar estas conductas imprudentes "más agresivamente", porque causan "pérdidas de vida, patrimoniales y ecológicas".

Además de los cuatro fallecidos en los dos incendios del Empordà, ocho personas permanecen hospitalizadas, de las cuales seis se encuentran en estado grave, según ha informat este lunes el Departamento de Salud de la Generalitat.

En el incendio que nació en La Jonquera, el peor de los últimos años en Cataluña, los Bomberos de la Generalitat continúan trabajando con la colaboración del Ejército, de voluntarios de las Agrupaciones de Defensa Forestal y de Bomberos de Francia y del resto de España para intentar contener las llamas, con la prioridad de atacar el flanco occidental para que no salte a la comarca gerundense de la Garrotxa.

Seis personas se encuentran en estado grave En concreto, el mayor peligro es que el fuego sobrepase el embalse de Boadella y se dirija hacia la zona de la Alta Garrotxa, muy boscosa, lo que dificultaría todavía más las labores de extinción.

A diferencia de este domingo, cuando la tramontana alimentó las llamas con sus fuertes rachas, el viento ha dado este lunes una tregua, lo que ha permitido trabajar a los equipos aéreos.

Además, el viento ha cambiado de dirección norte a sur, lo que permite ser "razonablemente optimistas" respecto a la evolución del fuego, según el conseller, ya que, si se mantiene esta tendencia, las llamas avanzarían hacia la zona ya quemada, con lo que se facilitaría su control.

La proximidad del incendio ha obligado a desalojar a 119 jóvenes que se encontraban en el cámping Bassegoda Park de Albanyà, por lo que han sido trasladados a la rectoría y al cercano pueblo de Sant Llorenç de la Muga.

En este mismo cámping habían sido acogidas esta mañana unas 600 personas, la mayoría turistas, y entre ellos 150 niños alemanes que estaban pasando unos días de vacaciones en la Costa Brava, que ya han sido reubicados a lo largo del día.

El humo ha llegado a Barcelona

La humareda del incendio que azota el Alt Empordà ha llegado al área Metropolitana de Barcelona y también a la comarca del Maresme, según Protección Civil de la Generalitat. En estas zonas, el humo llega en la mañana de este lunes acompañado también de un fuerte olor a pino quemado, que incluso es perceptible en las estaciones del metro de Barcelona.

"Imprudencias manifiestas"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, lamentó la "tragedia humana", y apuntó como hipótesis del origen tanto del fuego iniciado en La Jonquera como el de Portbou, la acción "absolutamente imprudente" de conductores que han lanzado colillas por la ventana de sus vehículos, ya que en ambos incendios las llamas han surgido a pie de carretera.

Aun así, Mas espera que las condiciones meteorológicas vayan "a mejor" para que puedan empezar a actuar los medios aéreos "a pleno rendimiento", después de que este domingo por la tarde apenas hayan podido volar debido al fuerte viento de tramontana. Según Mas, ahora la situación es "claramente mejor que hace unas horas" y, aunque "toda prudencia es poca" y el fuego no está aún controlado, se espera poder "acabarlo de rematar a lo largo del lunes".

Los bomberos, desbordados

Interior pide que no se viaje hacia Francia por La Jonquera, sino que se dirijan por el Túnel del Cadí Puig reconoció que el fuego "desborda las capacidades de reacción" de los Bomberos de la Generalitat, debido sobre todo al fuerte viento de tramontana. El conseller pidió a los vecinso de la zona "precaución y prudencia" y ha instado a no hacer desplazamientos hacia Francia por La Jonquera, porque las carreteras de esa zona se encuentran cortadas y colapsadas.

Como alternativa, ha sugerido dirigirse hacia el Túnel del Cadí, en el que, según ha explicado, se levantarán barreras para facilitar la circulación. Puig ha asegurado que el incendio, en el flanco que va de Llers hacia Avinyonet, tiene un potencial de arrasar 20.000 o 30.000 hectáreas y ha reconocido que es el peor incendio en 25 años en Cataluña.

Reabren la AP-7 y N-II, pero siguen cortadas 5 vías

La autopista AP-7 se ha reabierto a la circulación en ambos sentidos sobre las 09.45 horas tras permanecer cortada desde las 13.48 horas del domingo y la carretera N-II está igualmente transitable desde las 10.10 horas, aunque otras cinco vías siguen cortadas al tráfico debido al incendio del Alt Empordà.

Fuentes del Servei Català del Tránsit (SCT) han informado de que en la carretera N-260 el tráfico está restringido entre Portbou y Figueres (Girona) a los vehículos de tercera categoría, camiones de gran tonelaje y similares, y la circulación a estas horas es muy intensa. Las otras carreteras que siguen cortadas en ambos sentidos como consecuencia del incendio son la GI-500 y la GI-501, a la altura de Agullana, la GI-504 entre esta población y Terrades, y la GI-610, en Vilajüiga. Tampoco se puede circular como consecuencia de este incendio por la GIP-5101, entre Avinyonet de Puigventós y Terrades, también en la provincia de Girona.

Los Bomberos trabajan en el flanco derecho del fuego y, desde las 5.00, los mandos de la operación han confirmado que el tren entre la localidad fronteriza de Portbou y Barcelona reúne las condiciones de seguridad para el tránsito convencional, aunque el de alta velocidad (AVE) entre Figueres y el territorio francés se mantiene sin actividad.

Condiciones adversas

La intensa humareda del incendio afectó al túnel del AVE que atraviesa la frontera con Francia, lo que obligó a cortar la circulación de trenes de alta velocidad entre Figueres (Girona) y Perpiñán (Francia) por falta de visibilidad este domingo.

La autopista AP-7 y la carretera N-II, en la Jonquera, tuvieron que ser cortadas en los dos sentidos de la marcha desde poco después del inicio del incendio, y los vehículos fueron desviados hacia la salida 4 de la AP-7, donde se formó una larga cola de vehículos. También se cortó la carretera Gi-500 a Agullana y los Bomberos han pedido a los Mossos d'Esquadra que corten las carreteras Gi-502 y Gi-504.

Unas ochenta dotaciones terrestres de los Bomberos de la Generalitat continúan trabajando para controlar el incendio que avanza con mucha intensidad empujado por la fuerte tramontana, con rachas que superan los 90 kilómetros por hora. Además, efectivos terrestres y aéreos de los bomberos franceses se sumaron a las labores de extinción. Los medios aéreos están esperando que mejoren las condiciones meteorológicas para descargar agua.

Otro fuego en la frontera con Francia

Este domingo se declaró otro incendio en la frontera franco-española a la altura de Perthus, municipio del departamento francés de Pirineos Orientales, que obligó a cortar temporalmente las autopistas D900 y A9, que conectan la localidad gala de Perpiñán con la española de Figueras, en Cataluña.

Según los primeros indicios, el incendio se originó en el Fuerte de Bellegarde, una fortaleza del siglo XVII en la localidad fronteriza. Aunque el incendio no amenaza a la población, la mayoría de los comercios permanecen cerrados, informó la emisora France Info. Las llamas afectaron a unas 10 hectáreas en la parte francesa y a cerca de un centenar del lado español, en una zona en la que soplan vientos de 90 kilómetros por hora que puede desplazar el incendio hacia Francia, según esa emisora.

Consulta aquí más noticias de Girona.