Letras del Tesoro
Cientos de monedas recién acuñadas. FNMT / BANCO DE ESPAÑA

El Tesoro Público ha colocado 2.981 millones de euros, ligeramente por debajo del máximo previsto en distintas emisiones a dos, cinco y siete años a las que ha tenido que subir de forma notable el interés. Esperaba colocar hasta 3.000 millones de euros en bonos y obligaciones al menor interés posible. La demanda ha duplicado con creces el importe emitido (6.410 millones)

En concreto, a dos años se han colocado 1.359,21 millones de euros con un interés marginal del 5,302%, superior al 4,483% anterior, y otros 1.074,44 millones al 6,543%, también por encima del 6,195% precedente.

Asimismo, ha colocado 547,69 millones de euros a siete años con una rentabilidad del 6,798%, aunque en este caso no es posible comparar el interés con una emisión anterior.

El interés del bono español a diez años en el mercado secundario de deuda superaba a las 10,55 horas, tras la emisión realizada por el Tesoro, el 7 % (7,005 %).

La subasta de este jueves ha tenido lugar con la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a los alemanes nuevamente por encima de los 570 puntos básicos, su nivel más alto en la última semana, ante la incertidumbre que rodea al sector financiero español y a las perspectivas de crecimiento del país. Tras la subasta la prima de riesgo rozaba los 580 puntos básicos (579,6).

El Tesoro no ha logrado así revalidar el éxito de la subasta de letras del pasado martes, en la que logró superar el máximo previsto en la emisión de letras a 12 y 18 meses de este martes, la primera tras la última batería de ajustes, con 3.561 millones de euros, y redujo los tipos interés en torno a un punto respecto a la subasta previa.

En concreto, el organismo había fijado unos objetivos para la subasta de entre 2.500 y 3.500 millones de euros que finalmente se vieron superados, con una demanda que además superó los 9.000 millones de euros.

Con esta subasta, el Tesoro Público cubrió así ya el 65,2% de las emisiones de deuda a medio y largo plazo programadas para el conjunto del año, por un valor total de 85.900 millones de euros.