El ministro sirio de Defensa, el general Daud Abdelá Rayiha, y el general Hasan Turkmani, asistente del presidente Bachar al Asad, han fallecido por las heridas sufridas en el atentado de este miércoles contra la sede de la Seguridad Nacional en Damasco, que causó también la muerte del ministro y el viceministro de Defensa, el general Asef Shaukat, cuñado de Al Asad.

El ministro del Interior, Mohamed Ibrahim al Shaar, y el jefe de la Seguridad Nacional, Hisham al Ijtiar, que resultaron heridos por la explosión, se encuentran vivos y su situación es estable.

El ataque fue perpetrado mientras se celebraba una reunión de responsables ministeriales y de seguridad en el edificio, situado en el barrio de Abu Rumaneh, en el centro de la capital.

Entre tanto, el régimen sirio ya ha designado al general Fahd Yasem al Farich como nuevo ministro de Defensa.

Un guardaespaldas, el causante

Según la agencia estatal de noticias SANA, el ataque ha sido perpetrado por un guardaespaldas del ministro de Defensa. "El objetivo del atentado terrorista fue el edificio de la Seguridad Nacional en Damasco durante un encuentro entre ministros y varios responsables de las agencias de seguridad", indicó la televisión estatal.

El general Rayha, de 65 años y cristiano ortodoxo griego, era natural de Damasco. Fue elegido ministro de Defensa en agosto de 2011, después de ejercer de jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.   

Este general tuvo una dilatada carrera en las Fuerzas Armadas en las que fue comandante de batallón y de brigada, además de ocupar el puesto de jefe del Estado Mayor hasta que fue nombrado ministro de Defensa en agosto de 2011.

Turkmani, por su parte, nació en 1935 en la segunda ciudad del país, Alepo (norte), y desempeñó una larga carrera en el Ejército sirio y fue uno de los comandantes militares durante la guerra de 1973 contra Israel.

En el pasado, ocupó los cargos de ministro de Defensa y de jefe del Estado Mayor hasta que se convirtió en ayudante del presidente en el 2004.

El Ejército sirio se ha comprometido a perseguir a los autores del atentado para eliminarlos y "limpiar la patria de maldad", en un comunicado leído en la televisión oficial.

"La Comandancia General del Ejército y las Fuerzas Armadas aseguran su insistencia en eliminar a las bandas asesinas y del crimen y perseguirlas para sacarlas de sus guaridas manchadas y limpiar la patria de maldad", dice la nota.

Un duro golpe para Al Asad

Las muertes del asistente del presidente, del ministro sirio de Defensa, y de su segundo, el el general Asef Shauqat, supone un duro golpe al soporte castrense del presidente Bachar al Asad.

El entorno más cercano de Al Assad estaba formado por el jefe de la Seguridad Nacional, Hisham Bekhtyar (quien ha resultado herido), el ministro de Defensa (muerto), el poderoso cuñado de Al Assad (muerto), el asesor especial de seguridad, Abdel-Fatá Qudsiyé, y un veterano dirigente de la época de Hafez al Assad (padre del actual presidente), Nassif Jeyrbek. Maher al Assad, hermano menor del presidente y segundo hombre más poderoso de Siria, comanda las principales fuerzas de choque del régimen.

La reivindicación del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) de la autoría del atentado que costó la vida de los dos generales, el segundo de ellos cuñado de Al Asad, confirmó la situación "muy grave" en Siria como la habían definido poco antes el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente chino, Hu Jintao, en una reunión en Pekín.

Este revés militar interno se suma al aislamiento diplomático internacional que sufre desde hace más de un año el régimen del presidente Al Asad y al que se unió Marruecos hace dos días cuando declaró persona "non grata" al embajador sirio en Rabat.

Hasta ahora, la petición de "acción" de la comunidad internacional para que el régimen opte por una salida pacífica se ha visto frenada por el amparo de Rusia y China al régimen de Al Asad.

La televisión oficial adelantó que el ministro de Información, Adnan Hasan Mahmoud, ofrecerá en breve una rueda de prensa para dar detalle del atentado.
El atentado ha coincidido con el incremento de los combates en Damasco. Fuentes de la Comisión de la Revolución Siria han informado de fuertes enfrentamientos, por cuarta jornada consecutiva, en el centro de la capital entre las fuerzas del régimen y el grupo rebelde Ejército Libre Sirio, según ha informado la cadena de televisión Al Yazira.

Los combates se han concentrado este miércoles en los barrios de Midan, Al Qabun, Nahar Aisha y Tamadon, donde las tropas regulares han utilizado helicópteros para bombardear posiciones de los rebeldes. El jefe de la Inteligencia militar israelí, general Aviv Kochavi, ha informado ante el Parlamento de su país de que Siria ha retirado tropas de los Altos del Golán para reforzar sus defensas en Damasco.

La autoría del atentado

El atentado se ha llevado a cabo en coordinación con los escoltas

El rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) y un grupo islamista han reivindicado, por separado, la autoría del atentado.  En declaraciones a Efe por internet, el portavoz del ELS dentro de Siria Sami Kurdi explicó que el ataque se llevó en coordinación con los escoltas de algunos responsables políticos que estaban en el edificio, y señaló que anteriormente su grupo negó la autoría porque sus combatientes todavía se encontraban en el lugar del atentado.

En declaraciones a través de internet, el portavoz del ELS dentro de Siria, el coronel Qasem Saadedin, había acusado al régime de Al Asad de estar detrás del atentado.

Por su parte, un supuesto grupo rebelde islamista llamado Liwa al Islam ('La Brigada del Islam') ha reindicado el atentado a través de Facebook contra la "sede de la célula de crisis en la capital, Damasco". Un portavoz del grupo ha confirmado esta reivindicación por teléfono. 

Este miércoles está previsto que el Consejo de Seguridad vote una nueva iniciativa de los países occidentales para imponer sanciones al régimen sirio, un proyecto de resolución que cuenta una vez más con el rechazo ruso.

Una situación "muy grave"

Horas antes del atentado el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente chino, Hu Jintao, se habían reunido en Pekín y habían convenido que la situación en Siria es "muy grave".

El encuentro se producía como antesala de la reunión del Consejo de Seguridad para consensuar la extensión de la misión de observadores en Damasco.

Ban consideró muy positivos sus encuentros sobre la situación en Siria con el presidente Hu, y con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Yang Jiechi.

"Todos los líderes de China han compartido mi visión de que la situación es muy grave", dijo Ban en un comunicado tras sendas entrevistas.

"Por lo tanto -añadió-, espero sinceramente que los miembros del Consejo (de Seguridad de la ONU) intercambien posturas siendo conscientes de la urgencia y que tomen una acción colectiva con sentido de la unidad".

"No podemos continuar así. Mucha gente ha perdido la vida durante un largo periodo de tiempo", concluyó Ban.  Rusia tiene en Siria su única base militar fuera de la órbita exsoviética

Aunque Ban y Hu se mostraron de acuerdo en cuanto a la acuciante gravedad de la situación en Siria, China secunda a Rusia en su oposición a que la prórroga de la misión de la ONU (que expira este viernes) en el país árabe esté condicionada a la imposición de sanciones contra Damasco si el régimen no cumple ciertos requisitos.

De hecho, un artículo publicado el miércoles por un diario oficial chino subrayaba que Pekín se opone al "uso de la fuerza en Siria" e instaba, como ha hecho tradicionalmente, a "una solución política para el problema sirio".

Mientras China (que junto a Rusia ha recurrido dos veces a su veto como miembro permanente del Consejo para bloquear resoluciones contra el régimen de Bachar al Asad) se escuda en su política de no injerencia en asuntos externos, Moscú defiende su alianza con Siria, donde tiene su única base militar fuera de la órbita exsoviética.