Protestas contra el Papa
Iraquíes queman una efigie que representa al Papa en Basora (Irak) Haiser Al-Assade/Efe

Las palabras aclaratorias pronunciadas ayer por el Papa sobre su discurso en una universidad alemana no satisfacen a los representantes religiosos de diferentes países de Asia y Oriente Próximo.

Se trata del último eslabón de la cadena en la cruzada contra el Islam que comenzó Bush

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei calificó las declaraciones papales de 'la última cadena de la cruzada contra el Islam que comenzó (el presidente de Estados Unidos George) Bush'.

El Pontífice dijo el domingo que lamentaba profundamente los musulmanes se hubiesen ofendido por su utilización de una cita medieval sobre el Islam y la guerra santa, pero no llegó a retractarse de un discurso que ha sido visto como retratar al Islam como una religión manchada por la violencia.

Algunos musulmanes se apaciguaron con esta petición, pero otros siguen furiosos.

Al Qaeda amenaza con guerra

"Les decimos a los adoradores de la cruz (el Papa) que vosotros y Occidente seréis derrotados", dijo un comunicado en Internet del Consejo de la Shura de los Muyahidines, el grupo que lidera la rama de Al Qaeda en Irak.

Romperemos la cruz y derramaremos el vino (...) Alá ayudará a los musulmanes a conquistar Roma

"Romperemos la cruz y derramaremos el vino (...) Alá ayudará a los musulmanes a conquistar Roma (...) (Que) Alá nos permita rebanar sus gargantas y hacer de su dinero y del de sus descendientes el botín de los muyahidines", añadió el texto, que apareció el domingo en una página web utilizada con frecuencia por Al Qaeda y otros grupos extremistas.

En Basora, varios ciudadanos quemaron una imagen del Papa.

Las reacciones de protesta contra las palabras del Papa no han dejado de sucederse en  otros países islámicos:

  • Malasia. El Gobierno de Malasia, que ocupa la presidencia de turno de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), calificó de "inadecuada" la explicación del papa Benedicto XVI sobre el comentario que hizo respecto al Islám, ha informado la agencia oficial Bernama.
  • Sudán. Al igual que otros gobiernos de varios países musulmanes, el de Sudán ha llamado al embajador del Vaticano para pedir explicaciones sobre el discurso del Papa, que ha sido considerado ofensivo hacia el Islam.

Los dirigentes religiosos además de expresar que esas palabras "han herido los sentimientos de los musulmanes" exigen que el Papa se retracte de sus frases y pida disculpas.

  • Jordania. Así se expresaron hoy representantes de los Hermanos Musulmanes egipcios, del Frente de Acción Islámico de Jordania y de la comisión conjunta de Acción Islámica y Cristiana siria, entre otros.
  • Kuwait. A ellos se unieron el Consejo de Ministros de Kuwait y el gran mufti de Arabia Saudí, que sostienen que las palabras del Papa contienen una deformación del Islám y no promueven la tolerancia y la misericordia.
  • Egipto. La comisión de asuntos religiosos se reunirá de urgencia mañana para tratar "las peligrosas consecuencias" derivadas de las palabras del obispo de Roma.

El Gobierno de Egipto hizo el sábado un llamamiento al Vaticano para que el Papa actuara de "forma rápida y personalmente para contener cualquier situación".

Además, aunque no se sepan con seguridad los motivos, el asesinato del domingo de una monja y su guardaespaldas en Somalia parece responder también al disgusto entre las musulmanes somalíes por el discurso papal.