Juan Lado, el agresor del perro (i), y Federico Real, el veterinario (d). (You Tube)
Juan Lado, el agresor del perro (i), y Federico Real, el veterinario (d). (vía You Tube) You Tube
¡LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD!

La publicación de la brutal paliza que Juan Lado inflió a su perro pastor alemán en junio de 2004, ha dejado su penúltimo capítulo este fin de semana.

El escenario ha sido la hasta ahora desconocida localidad de Aguiño, en la que conviven en nefasta armonía el veterinario, Federico Real -quien grabó las polémicas imágenes y quien las puso en conocimiento de las autoridades y de los medios-, y el propio Lado.

El pasado sábado por la tarde, la convocatoria -a la misma hora- de dos manifestaciones hacía presagiar lo peor: por un lado se encontraban los defensores de Lado, el agresor; por otro, aquellos que respaldaban a Real, el veterinario.

Los primeros fueron pocos, no más de 300. "Lado está siendo víctima de un linchamiento injusto", gritaban los seguidores del agresor -según recoge La Voz de Galicia-.

Los segundos fueron menos, no más de 40, dispersos, y lo único que atinaban a decir era "¡Qué vergüenza!".

Momentos de tensión

Y así, en medio de una tensa calma, y vigilados de reojo por la policía nacional, se mantuvieron enfrentados los manifestantes de uno y otro bando.

¿Está aquí el maltratador?

Sin embargo, en un momento dado, y cuando parecía que la situación no iba a ir más allá, una mujer situada del bando del veterinario -y del perro- cruzó la frontera imaginaria que separaba ambos grupos y, dirigiéndose a una de las vecinas que respaldaba a Lado preguntó: "¿Está aquí el maltratador?".

Esa chispa encendió una discusión entre si Lado era o no un maltratador, que estuvo a punto de acabar a bastonazos.

Sólo la intervención policial pudo evitar que la disputa fuera más allá de una simple discusión.

Por si acaso, y por recomendación de las autoridades, Lado no abrió el sábado la pulpería de la que es propietario.

Ley nacional de defensa de los animales

"Los hechos sucedieron hace dos años, fue denunciado, pagó una multa y no hay motivos ahora para sacar estas imágenes", opinaban de forma unánime los seguidores de Lado.

Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con este argumento.

La Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (FAPA) ha denunciado que el agresor podría estar volviendo a maltratar animales -de hecho, en la actualidad tiene dos cachorros de la misma raza que el perro maltratado-.

Por este motivo, la FAPA ha solicitado una reunión urgente con el Gobierno con el objeto de que se elabore una ley nacional de protección y defensa de los animales para acabar con el tratamiento desigual que reciben este tipo de delitos según la Comunidad Autónoma en la que suceda.

Encuesta

¿Debe existir una ley nacional que persiga y castigue el maltrato a los animales?

Por supuesto, ya va siendo hora
97 % (15950 votos)
No, hay otras prioridades
3 % (494 votos)