pinturas de un mundo grotesco
El sueño del sáhara es uno de los acrílicos reunidos en la colección.
Los trazos dibujados por el artista austriaco en sus pinturas parecen ocupar todo el espacio que permite el lienzo y eso provoca múltiples sensaciones en las que   el espectador se enfrenta a mundos abstractos, inquietantes y grotescos.

Entre las imágenes plasmadas abundan los seres híbridos, mitad hombre, mitad animal que reflejan, según el catálogo de la muestra, el deseo de reconquistar la inocencia perdida por la sociedad, de tomar la fuerza del animal evitando las ataduras de la civilización.
 Los colores utilizados son bastante primarios y con predominio de los rojos, azules y naranjas unidos a grandes manchas de negros.

* Palacio Pimentel. C/ Angustias. De 12 a 14 y de 19 a 21 horas. Entrada gratuita. Hasta el 3 de octubre.