Los datos que maneja el Ministerio de Economía y Hacienda hablan por sí solos y dejan claro que la crisis por la que, dicen, atraviesa el sector tras la nueva normativa no es muy diferente a la que se vivía antes de su aprobación.

El descenso progresivo en las ventas de cajetillas de pitillos que se viene produciendo en los últimos cuatro años no se ha visto acelerado con la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, el pasado 1 de enero.

De hecho, en la provincia de Valencia, hasta mayo de este año se han vendido sólo un 3,16% menos de cajetillas con respecto al mismo periodo de 2005.

Se trata de una bajada muy similar a la que se produjo entre el año 2004 y el 2005, cuando las ventas se redujeron un 2,46%.