NCG Banco aún no ha tomado una decisión sobre el futuro del Banco Gallego, en el que controla el 49,85%, y continúa analizando varias posibilidades, entre las que están integrarlo en su propia estructura, venderlo o que sea fusionado con otra entidad.

El presidente de NCG Banco, José María Castellano, trasladó a los sindicatos en una reunión mantenida el pasado martes que la decisión sobre el Banco Gallego está aplazada hasta, al menos, mediados de mes.

En ese encuentro, explicó que el Banco de España había aceptado los planes presentados por NCG para recapitalizarse y sanearse, aunque no mostró el contenido de los mismos a los representantes sindicales, ante los que admitió que la inyección de ayudas procedentes del rescate bancario provocará cambios en los proyectos.

No ha concretado las necesidades exactas de capital de la entidad, dado que está pendiente de que se conozcan los resultados de las auditorías individuales encargados por el Gobierno de España.

En cualquier caso, el mensaje de Castellano es que la entidad no será liquidada, sino recapitalizada, de acuerdo con una nota de los sindicatos CC.OO., UGT y Csica dirigida a sus afiliados. El presidente de la entidad dijo también en la reunión que "no hay intención de desprenderse de ninguna parte de la empresa".

Los efectos sobre la plantilla dependerán de la propia recapitalización y de las exigencias de la Unión Europea, indican las organizaciones sindicales, que apuntan que Castellano "es consciente de que Bruselas podrá imponer medidas duras", entre las que se plantean reducciones de salarios, despidos y cierre de oficinas. No obstante, el responsable de la entidad gallega defiende que Novagalicia tiene "mucho camino recorrido" en reestructuración.

Por último, los sindicatos apuntan que quedan emplazados a una nueva reunión, dada la previsión de que se modifiquen los planes enviados.

Por su parte, la CIG ha considerado que la exposición de Castellano fue "optimista" y ha explicado que hizo una defensa de su proyecto (que pasa por una entrada de capital público combinado con socios privados), que el sindicato nacionalista cree que "no parece del gusto de las autoridades".

Agrega que "nuevas ayudas implican una mayor reestructuración", pero el presidente de Novagalicia sostiene que, dadas las medidas ya tomadas, espera que no se pidan "mayores sacrificios".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.