La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha iniciado este jueves el juicio contra un narcotraficante pontevedrés y sus padres acusados de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico, para los que la Fiscalía pide 16 años de prisión y 2,9 millones de euros de multas. Todos ellos niegan que su patrimonio proceda del ejercicio de actividades ilegales.

El principal acusado es Francisco Luis Marciel Otero, alias 'Fran', nacido el día 15 de octubre de 1976, que ya fue condenado en dos ocasiones por tráfico de drogas. Ahora la fiscal Carmen Novo sospecha que el origen de su fortuna y la de sus padres procede del dinero obtenido de la droga.

En su declaración ante el tribunal el principal procesado se esforzó en explicar que su patrimonio es fruto de actividades legítimas, como una pequeña pensión de minusvalía, o de su trabajo como comisionista "durante el bum inmobiliario".

Así, aseguró que durante años trabajó en "lo que se hacía en este país" que era comprar pisos sobre plano para después de un tiempo venderlos por el triple "todo era en B", señaló en referencia al dinero negro con el que le pagaban conocidas empresas promotoras.

"persona polifacética"

Además, tal y como describió el magistrado de la Sala, Antonio Berengua, el acusado era "una persona polifacética" ya que trabajó de camarero, chófer o alquilando hamacas en la playa. "Me buscaba la vida, era para ir sobreviviendo", respondió el acusado.

En el banquillo de los acusados también se sentaron su madre, María Jesús O.I. de 64 años y su padre Francisco Luis M.A. de 65, ambos sin antecedentes penales. Así como a su compañera Rita María V.A..

La madre, que trabajó "toda la vida" limpiando los baños de una conocida discoteca de Pontevedra, se mostró como una hábil inversora pues con sus ahorros y varias herencias compró acciones de Iberia, de Inditex, dos fondos de inversiones en Caixa Galicia y en Caixanova, Obligaciones de Audasa, incluso deuda del Estado o Letras del Tesoro.

"Hacía las operaciones sin saber en lo que invertía, aconsejada por el director del banco", respondió María Jesús a preguntas de la fiscal. "Soy emprendedora", justificó.

Este emprendimiento llevó a la familia a tener hasta ocho pisos por los que cobraron alquileres, situados en localidades como Pontevedra, Sanxenxo, Arrecife o Lanzarote, además vendieron un edificio de tres plantas en Sanxenxo que les habían dejado en herencia así como algunas fincas en Valladolid.

De toda esta serie de bienes muebles, inmuebles e inversiones diversas, el padre Francisco Luis, Guardia Civil retirado, dijo no estar muy enterado. "Era mi mujer quien llevaba las cuentas, ella es muy emprendedora", insistió.

También el padre corroboró lo dicho por su mujer, apuntando a mayores los ingresos que él aportó como miembro del Servicio de Información de la Guardia Civil y, además, Consejero de la Caja de Ahorros de Pontevedra, representando a los impositores en la Comisión de Control, actividad por la que cobraba 70.000 pesetas a la semana "que se cobraban en mano".

También está acusada de blanqueo una amiga de 'Fran', que tendría a su nombre, según la fiscal, una moto acuática "adquirida con el dinero procedente de las actividades ilícitas de narcotráfico", apunta la acusación.

PENAS

Por todo ello la fiscal solicita para Francisco Luis Marciel Otero, seis años de prisión y multa de un 1,2 millones de euros, con responsabilidad personal subsidiarla en caso de impago de un año de prisión.

Para cada uno de sus padres pide la pena de cinco años de prisión, y multas de 800.000 euros para la madre y 900.000 euros para el padre. La responsabilidad personal subsidiaria sería de nueve meses de cárcel para María Jesús y diez para Francisco Luis, en caso de impago.

Finalmente para Rita María V. pide la pena de tres años de prisión y multa de 40.000 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de seis meses de prisión.

La Sección Cuarta de la audiencia pontevedresa continuará este viernes con este juicio con la aportación de los testimonios de los peritos.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.