El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha proclamado este jueves que en el acuerdo suscrito con la petrolera mexicana Pemex sólo queda "tirar los penaltis", como metáfora futbolística de firmar los contratos, porque el resto del partido "está jugado". A renglón seguido, optimista, ha apuntado en que "los penaltis normalmente se marcan, salvo excepciones".

"El acuerdo avanza y el entendimiento crece", ha sentenciado en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, en la que ha subrayado que, teniendo en cuenta que "todos y cada uno de los contenidos se están materializando conforme lo previsto". En cuanto a la firma pendente, ha esgrimido que la Xunta "no puede suplantar" a los astilleros.

En cualquier caso, el máximo mandatario autonómico ha aludido a las reuniones de dirigentes de Pemex con representantes de los astilleros privados de la ría de Vigo y el público de la ría de Ferrol, al tiempo que ha insistido en que el objetivo es la construcción de 14 remolcadores, la posible adquisición de un flotel y que Navantia presente precio para dos quimiqueros que "avalará" la Armada mexicana.

Al margen de los retos fijados respecto a estos "objetos flotantes", como se conocen los barcos, ha apuntado Feijóo, en la jerga marítima, el presidente ha subrayado que también se "avanza" según el ritmo previsto en la posibilidad de que la petrolera fije su base logística en el Puerto Exterior de Punta Langosteira, en A Coruña.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.