El juez ha ordenado el sobreseimiento provisional de la causa abierta contra dos agentes de la Policía Local de Almería a los que una joven denunció por presunto intento de abuso sexual tras ser detenida en una céntrica superficie comercial de Almería al considerar que no existe "indicio racional alguno" de criminalidad que permita sostener la acusación penal.

El auto, al que tuvo acceso Europa Press, hace referencia a las "inexactitudes, los hechos nuevos y las contradicciones" de la denunciante en la práctica de las "numerosas" pruebas en instrucción y subraya lo "inverosímil" de los hechos ya que, según indica, si la intención era "la de propasarse sexualmente, el lugar elegido resulta a todas luces el menos adecuado".

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería indica que, de la declaración de la perjudicada, los dos agentes imputados, las testificales y sobre todo de la diligencia de reconstrucción de los hechos, se concluye que no existen "indicios racionales" de comisión del presunto delito.

Así, concreta, la joven dijo a la Policía Nacional que el día de autos, además de llevar pantalón vaquero, "llevaba debajo medias" y que "también se las quitó a requerimiento de uno de los denunciados", un extremo que, según subraya, no mencionó en anteriores declaraciones en Comisaría y ante el Juzgado, "lo que hace más inverosímil su testimonio de que fue obligada a quitarse toda la ropa".

Alude, asimismo, el auto a las "contradicciones" de la declaración de la perjudicada con respecto a la grabación que consta en una cámara de seguridad de la Comisaría Provincial ya que, por un lado, no coincide con su versión de que uno de los agentes se quedó en el asiento delantero del coche patrulla al quedar registrado que éste se dirigió al interior de las dependencias policiales.

Por otro lado, las imágenes corroboran la declaración del otro agente, que sostuvo que estaba "semisentado en unas ocasiones y en otras fuera del vehículo en la parte trasera con la cabeza agachada dentro del mismo" frente a lo asegurado por la joven, quien dijo que había "estado sentado en todo momento".

El juez Rafael Soriano hace referencia a que, en la diligencia de reconstrucción, se pudo comprobar que el lugar en el que estaba aparcado el coche policial "en la misma puerta trasera de la Comisaría", es una zona de salida "constante" de vehículos y agentes a pie, en una calle "con proximidad al tránsito" de personas y justo "debajo de una farola con una iluminación potente".

"Si un agente policial quiere desnudar a una detenida en un coche patrulla este es el lugar menos idóneo para ello por cuanto o bien un agente que pasara andando o un viandante, o un vehículo policial que quisiera aparcar, podría darse cuenta de que estaba sucediendo algo anormal", concluye el auto.

El Ayuntamiento de Almería ordenó en febrero la apertura de un expediente informativo a dos policías locales de Almería a raíz de conocerse la denuncia que la joven, vecina de la capital y de 21 años.

Consulta aquí más noticias de Almería.