El festival de fotoperiodismo Visa pour l'Image alerta sobre los despidos de reporteros gráficos

  • El certamen de Perpiñán es el mayor del mundo dedicado al fotoperiodismo.
  • La edición de este año rendirá tributo a los reporteros muertos en Siria.
  • Hay programadas por el momento 30 exposiciones.
Maya (8 años) y Kishore (13) posan en su nueva casa antes de su boda. La foto es de un reportaje sobre matrimonios entre niños en Yemen, Nepal y la India
Maya (8 años) y Kishore (13) posan en su nueva casa antes de su boda. La foto es de un reportaje sobre matrimonios entre niños en Yemen, Nepal y la India
© Stephanie Sinclair / VII for National Geographic Magazine

Tras recordar a los tres periodistas muertos este año mientras cubrían las protestas violentamente reprimidas en Siria —Gilles Jacquier, Rémi Ochlik y Marie Colvin—, Jean-François Leroy, director del festival de fotoperiodismo más importante del mundo, Visa pour l'Image, cuenta una situación real igualmente dramática pese a la ausencia de sangre, sucedida casi al tiempo en que las balas mataban a los reporteros.4

"A finaless de abril  de 1912, un editor gráfico fue despedido del diario en el que había trabajado durante seis años. La razón que le dió el jefe de Recursos Humanos fue: 'Tú trabajo ya no existe'. En pocos días contraron a un asistente de fotografía al que pagaban poco más del salario mínimo, porque "no necesitamos a una persona que sepa la historia completa de la fotografía", escribe Leroy en la carta de presentación del vetarano certamen, que este año llega a su 21ª edición.

La función invasiva de las redes sociales

Los despidos de periodistas, reporteros gráficos y jefes de edición de fotografía son puestos sobre el tapete por el responsable de Visa pour l'Image con un deje de combativa ironía —"¡qué año tan emocionante!, afortunadamente aún podemos encontrar lo que nos gusta: increibles reportajes, extraordinarias y emotivas historias de primera mano que nos cuentan lo que sucede en el mundo tal como sucede"—, no sin antes mencionar en el mismo tono la invasiva y no siempre deseable participación de las redes sociales citando un tweet "muy apropiado": "Twitter hace que sientas que eres una personalidad, Instagram hace que sientas que eres un fotógrafo y Facebook hace que creas que tienes amigos. ¡Va a ser duro cuando llegue la realidad!".

Tras este prólogo, el festival de la localidad francesa de Perpiñán presenta su programa para este año, tan abigarrado como es habitual. Nada menos que treinta grandes exposiciones en el Festival Internacional de Fotoperiodismo y medio mes —del 1 al 16 de septiemre— de actividades complementarias: talleres, debates profesionales, proyecciones y encuentros.

Como no puede ser de otra forma tratándose de un certamen dedicado a la fotografía de actualidad y de tendencia crítica, Visa pour l'Image no se anda por las ramas a la hora de programar. Mientras Mathias Braschler y Monika Fischer presentan Guantánamo, una serie de retratos psicológicos y profundos de personas que han estado detenidas de forma alegal en la base estadounidense; Louisa Gouliamaki, Angelos Tzortzinis y Aris Messinis firman La onda expansiva griega, un reportaje sobre las protestas sociales derivadas de la crisis económica.

Otras exposiciones son Condenados – La salud mental en los países africanos en conflicto, de Robin Hammond, que explora el abandono de los enfermeos mentales en las sociedades africanas; Zona de incomodidad absoluta. Avance y retirada en el Ártico ruso, de Justin Jin, sobre la decadencia de las ciudades siberianas; Sangre afrikáner / La generación que nació libre, de Ilvy Njiokiktjien, que retrata a grupos de extrema derecha en Sudáfrica, y Esos Estados de América, de Jim Lo Scalzo, sobre el fanatismo religioso en los EE UU.

También habrá una exposición antológica con fotos de Remi Ochilk, reportero de Paris-Match, de 28 años, muerto en enero de 2011 en Homs (Siria) mientras trabajaba en la cobertura informativa de las protestas en el país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento