Autopista Madrid-Toledo
La autopista Madrid-Toledo, la primera del sector que ha presentado concurso de acreedores. ARCHIVO

Fomento estudia nacionalizar las autopistas madrileñas que están en riesgo de quiebra, según publica el diario económico Cinco días. Las autopistas nacionalizadas pasarían a estar bajo el control de la sociedad pública Seittsa, que asumiría la deuda.

También estudia implantar peajes en las autovías madrileñas que todavía no son de pago para poder hacer frente tanto a los intereses de la deuda como al mantenimiento de las infraestructuras. Para ello estudia sobre un mapa de la comunidad los posibles emplazamientos de los futuros peajes.

Las autopistas de la región actualmente en riesgo de quiebra son las cuatro radiales, la AP-41 (Madrid-Toledo), que recientemente solicitó el concurso de acreedores; y la M-12 (Eje Aeropuerto).

Hace solo dos días, el Gobierno anunció que daría 290 millones de euros más, a través de préstamos participativos, a las concesionarias en riesgo de quiebra. La ministra del ramo, Ana Pastor, explicó entonces que muchas de las autopistas de peaje están en una situación "insostenible" por el descenso del tráfico y por el "sobrecoste" de las expropiaciones, que en muchos casos se ha disparado hasta un 175%.

Todavía no se ha tomado una decisión sobre la nacionalización, ya que deben de ser las concesionarias las que finalmente decidan si vender o no al Estado, pero la gravedad de la situación del sector, con una deuda de 3.000 millones de euros, apunta a que esta sería una salida plausible que facilitaría la entrada de capital privado.

El tráfico de las autopistas de peaje de España ha registrado una caída del 5,6% en 2011, y se sitúa a niveles de 1998.

Consulta aquí más noticias de Madrid.