En caso contrario, serán sancionados con una multa de hasta 30.000 euros y el cierre del local por un año.

Además, esta normativa, que se aprobó ayer, prohíbe la entrada a menores de edad en los cibercafés que no tengan cautelas en el acceso a contenidos que puedan afectar su desarrollo y unifica los horarios de cierre de los locales, entre las 2.00 y las 6.30 horas.

También establece la obligación de contar con un seguro de incendios y responsabilidad civil por una cuantía mínima de 50.000 euros y regula las sesiones especiales para los menores en las discotecas y pubs, según Efe.

Las sanciones por el incumplimiento de los horarios de cierre, que pasan a considerarse como infracciones graves, se endurecen y son de entre 600 y 30.000 euros, y la obligación de cierre por seis meses en caso de reincidencia.