Oficina de Bankia
Una oficina de Bankia. GTRES

La Comisión Europea ha dado el visto bueno temporal a la nacionalización de BFA, la matriz de Bankia, a la espera de que España remita a Bruselas un plan de reestructuración de la entidad en los próximos seis meses.

"No hay duda de que el beneficiario tendrá que realizar una reestructuración profunda", ha explicado el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, en un comunicado. El español considera que la conversión de preferentes en capital simplificará la estructura de propiedad de BFA, que pasa a estar controlada en su totalidad por el Estado español.

El rescate incluye la conversión en capital de los 4.400 millones de participaciones preferentes que posee el Estado y una garantía de liquidez por valor de 19.000 millones de euros.

La ayuda aprobada no incluye, por ahora, la inyección de capital de 19.000 millones reclamada por el nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, que deberá ser autorizada en una futura resolución.

Según Bruselas, España se ha comprometido a presentar un periodo de reestructuración en el plazo de seis meses y a no pagar dividendos o cupones al capital híbrido a menos que sea obligatorio jurídicamente.

Con estas garantías, la Comisión ha aprobado las medidas durante seis meses. El plan de reestructuración, según Bruselas, deberá contener "medidas adecuadas para limitar la ayuda pública y sus efectos de distorsión al mínimo". La Comisión adoptará una decisión final cuando examine el plan de reestructuración.