La población de Zaragoza no deja de crecer y, junto con ella, se dispara el parque de automóviles, que cada día sume a buena parte de la ciudad en un caos circulatorio. Entre los años 2000 y 2005, el número de vehículos de la capital aragonesa se ha incrementado un 9,6% y ya llega a los  305.766 (poco menos de un vehículo por cada dos habitantes).En total, el parque de automóviles de las localidades cercanas a Zaragoza ha aumentado en torno a un 40% desde el año 2000, según se desprende de los datos publicados en el Anuario económico de España 2006, de La Caixa.

El mayor incremento relativo se registra, sin embargo, en las localidades del extrarradio, con aumentos que alcanzan el 167,6%. Es el caso de La Muela, que en cinco años ha ganado casi 1.200 vehículos y ya tiene 1.814. Localidades como Cuarte, Cadrete, El Burgo de Ebro.

Villanueva de Gállego o Pedrola han disparado su parque móvil entre un 27% y un 46%. Destaca el caso de María de Huerva, que ha aumentado un 104,9% y ya acoge 1.475 vehículos.

Este incremento también afecta al tráfico rodado de Zaragoza. En torno a 22.000 vecinos del extrarradio se desplazan a diario a la capital y, de ellos, unos 20.000 utilizan su propio coche, según datos de Ebrópolis.

Atascos, ruidos y humos (cada coche genera 0,197 kilos de CO2 por kilómetro recorrido) son cada vez más habituales y evidencian la falta de un transporte público de calidad entre Zaragoza y su entorno.

Según la última encuesta de Ebrópolis, el 75% de los vecinos que residen en núcleos situados en el eje de la carretera de Valencia y la autovía de Madrid se declaran insatisfechos con estos enlaces. Los colectivos vecinales piden desde hace tiempo una red de Cercanías.

Más vecinos y menos impuestos

El incremento de la población  explica en buena medida el aumento del parque móvil. Algunas de las localidades del extrarradio de Zaragoza han incrementado su vecindario en los últimos cinco años hasta en un 141,7% (La Muela). María de Huerva ha ganado 1.377 ciudadanos (un 122% más); Cuarte, 1.231 (un 66,6% más), y Cadrete, 624 personas (un 37% más). La mayoría son parejas jóvenes que huyen de los altos precios de la vivienda de la capital aragonesa y buscan la tranquilidad de las localidades pequeñas. Pero también hay quien prefiere inscribir su vehículo en estos municipios, porque aplican tarifas más bajas en el impuesto de circulación.