La sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados sirvió ayer para confirmar un endurecimiento de la política del Ejecutivo socialista en materia de inmigración. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció en el hemiciclo que el Gobierno pretende introducir cambios en la ley de extranjería.

En este sentido, aseguró que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, se reunirá con los grupos parlamentarios en busca del consenso para cambiar la norma. De la Vega invitó el martes pasado al Partido Popular a suscribir un "gran pacto nacional por la inmigración", que ayer mismo fue rechazado por el PP.

Mil detenidos

Antes de este anuncio, el titular de Interior recordó que en lo que va de año en torno a 59.000 inmigrantes han sido repatriados desde España. Asimismo, De la Vega informó de la desarticulación en Mauritania y Senegal de 700 mafias dedicadas al tráfico de inmigrantes y de la detención de un millar de personas por este motivo.

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, confirmó que las repatriaciones de sin papeles a Senegal ya estaban en marcha. Mientras, tres cayucos llevaron ayer al archipiélago a otros 259 inmigrantes indocumentados.

Por su parte, el ex ministro y actual candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, advirtió ayer de que la capacidad de Cataluña para absorber nuevos inmigrantes está casi «al límite», por lo que un nuevo proceso de regularización sería un "error". Asimismo, recordó que la situación actual está provocando una saturación en los servicios sociales catalanes.

Traslados a la Península

La saturación de los servicios canarios de acogida de inmigrantes llevará al ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, a mantener una reunión hoy en Tenerife con el presidente autonómico, Adán Martín. Allí, Caldera concretará su propuesta para trasladar a más de 700 inmigrantes menores de edad a otras comunidades autónomas. El plan, que debe ser aprobado el próximo lunes en el Consejo Superior de Inmigración, contempla que sea la Administración General de Estado quien asuma los gastos del operativo.

Cambios a golpe de cayuco

20 agosto

Mil en un fin de semana. La oleada de cayucos dejó en un solo fin de semana más de 1.000 inmigrantes en las Islas Canarias.

21 agosto

Contactos diplomáticos. Tras las gestiones del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, Senegal aceptó la ayuda de patrulleras españolas en la vigilancia de sus costas.

22 agosto

La generalitat se queja. El Gobierno catalán se quejó al Ejecutivo central del traslado de 48 inmigrantes procedentes de Canarias sin previo aviso.

24 agosto

Senegal se compromete. España y Senegal firmaron un memorándum de entendimiento para frenar la emigración clandestina que desde este país africano llega a las Islas Canarias.

28 agosto

Reclamación a europa. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, pidió a la Presidencia de la UE más recursos frente a la inmigración ilegal.

2 septiembre

Récord de inmigrantes. Las costas canarias recibieron ese día el mayor número de inmigrantes en una sola jornada de todo el año, con 674 personas.

4 septiembre

Con firmeza. La vicepresidenta Fernández de la Vega aseguró en una reunión con los embajadores que España no tolerará que sigan llegando inmigrantes indocumentados y que actuará «con toda firmeza» frente a los países de origen que incumplan los acuerdos bilaterales.

4 septiembre

Centros desbordados. Los centros de internamiento de Canarias, con 5.446 plazas de capacidad, se vieron superados por la presencia de 5.461 inmigrantes.

6 septiembre

Zapatero, más severo. El presidente garantizó que España no aceptará la inmigración ilegal porque «es un fraude». Al día siguiente aseguró que la mayoría de los inmigrantes sin papeles «van a regresar».

7 septiembre

Compromiso europeo. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, pidió a los Estados miembros que «aumenten e intensifiquen» su ayuda a España para controlar la inmigración ilegal.