La Diputación de Málaga y el organismo Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, firmarán el próximo viernes 29 de junio el convenio por el que se invertirán alrededor de 20 millones de euros en la depuración del Valle del Genal-Guadiaro, lo que supone "un avance muy significativo para la consecución del saneamiento integral en la provincia".

Esta firma es la plasmación de un acuerdo alcanzado el pasado 28 de mayo en Madrid entre el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, y el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, con el que ambas instituciones asumen ya sus últimos compromisos para lograr el vertido cero en 2015, según marca la Unión Europea.

A través de un comunicado, el portavoz del equipo de gobierno de la Diputación, Francisco Salado, ha valorado este anuncio "debido a las implicaciones que tiene desde el punto de vista medioambiental y turístico".

Además, ha respondido al grupo provincial de IU que las 43 depuradoras que aún hay que construir para converger con la Directiva Marco del Agua 2015 "son responsabilidad de la Junta de Andalucía" y que la coalición de izquierdas "parece desconocer que es el propio gobierno del que forma parte el que tiene que realizar las obras que ahora está pidiendo al Gobierno central y a la Diputación".

"Lo cierto es que tanto la Diputación como el Gobierno se han puesto a trabajar de forma decidida para obtener resultados y el próximo viernes vamos a plasmar este compromiso para dotar de financiación a los proyectos acordados, mientras que la Junta exige a los demás que hagan la parte que le corresponde a ella", ha dicho el portavoz.

Eliminación de vertidos al medio ambiente

El acuerdo establece que el Ministerio de Medio Ambiente —a través de Acuamed— y la Diputación actuarán en las localidades de Algatocín, Alpandeire, Atajate, Benadalid, Benalauría, Benaoján, Benarrabá, Cartajima, Cortes de la Frontera, Faraján, Gaucín, Genalguacil, Igualeja, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Montejaque, Parauta y Pujerra.

El objetivo es evitar que sigan vertiendo sus aguas residuales al medio, "lo que afecta a la salubridad de una zona especialmente sensible por su riqueza ambiental". En total, suman una población de 15.000 habitantes.

Ha apuntado que lograr el 'vertido cero' "es una exigencia de la Unión Europea de cara a 2015", año en el que se empezarán a imponer sanciones económicas a los países que no tengan depuradoras capaces de tratar 700.000 metros cúbicos de aguas residuales al día en ciclo terciario —para la reutilización—.

Salado ha recordado que con la depuradora de Nerja —ya licitada y que tendrá consignación en los Presupuestos Generales del Estado de 2013— y esta línea de actuación en el Valle del Genal-Guadiaro, "el Gobierno habrá cumplido con los compromisos que adquirió hace 11 años para completar el saneamiento integral en la provincia".

En ese marco de acuerdo con la Junta de Andalucía, el Ejecutivo central asumió los proyectos considerados de interés general, mientras que el Gobierno andaluz se haría cargo del resto, con la ayuda de la Diputación en pequeños municipios, especialmente de las comarcas de la Axarquía y del Guadalhorce, ha explicado el portavoz del equipo de Gobierno.

"Tanto el Ministerio como la Diputación se han puesto al día con sus obligaciones, por lo que sólo quedan pendientes las actuaciones de la Junta, valoradas en 365 millones de euros, que vienen detalladas en el BOJA de 10 de noviembre de 2010", ha asegurado, añadiendo que se trata de más de medio centenar de actuaciones que el Gobierno andaluz debía realizar en materia de saneamiento en la provincia.

"De este medio centenar de obras, 43 son las depuradoras que IU ignora que tiene que hacer el gobierno del que este partido forma parte, lo que resulta, cuando menos, curioso", ha asegurado Salado, quien ha recordado que en la provincia existen actualmente 61 depuradoras operativas, de las que 42 las gestiona el Consorcio Provincial del Agua, dependiente de la Diputación; y faltan por construir 57 —43 que corresponden a la Junta de Andalucía y las 14 que se acometerán en el Valle del Genal-Guadiaro en virtud del convenio que se firmará el próximo viernes—.

Desde la Diputación han precisado que cuatro de las depuradoras activas funcionan "con dimensiones insuficientes" a la población que atienden, como son Gaucín, Canillas de Aceituno, Cañete la Real y Frigiliana; y otras 13 operan "con carencias o problemas de diversa índole" —Sayalonga, Tolox, Humilladero, Macharaviaya, Parauta, Periana, Alcaucín, Almáchar, Ardales, Cútar, Riogordo, Comares y Canillas de Albaida—.

Además, otras 28 precisan de mejoras en sus sistemas, como son: Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Alhaurín de la Torre (núcleos), Alhaurín el Grande (núcleos), Almogía, Alozaina, Archidona, Campillos, Canillas de Aceituno, Cañete la Real, Casares, Cómpeta, Cuevas Bajas, El Borge, Fuente de Piedra, Humilladero, Istán, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Periana, Riogordo, Tolox, Valle de Abdalajís, Villanueva de la Concepción y Yunquera.

Consulta aquí más noticias de Málaga.