El Ayuntamiento de Santander ha declarado en ruina inminente el número 172 de la calle Inés Diego del Noval, un inmueble que presenta un deterioro de tal envergadura que hace inviable su recuperación, lo cual tampoco sería autorizable como consecuencia de su situación urbanística.

Según explicó el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, se trata de una edificación de dos plantas más bajocubierta, de tipología unifamiliar tradicional a base de muros de carga de mampostería enfoscada, estructura de madera y cubierta de teja árabe sobre ripia.

En ese sentido, hizo hincapié en que esta construcción, que data de 1920 según el catastro, ha sufrido varios derrumbes interiores y de cubierta derivados del agotamiento generalizado que presenta la estructura del edificio.

"El inmueble está situado en colindancia con la vía pública por lo que las actuaciones deberán ser inmediatas", destacó el edil. Díaz recalcó que los propietarios deberán iniciar los trabajos de demolición del edificio en el plazo máximo de siete días.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.