Pilar Muro, esposa de Publio Cordón, empresario secuestrado por los GRAPO el 27 de junio de 1995 en Zaragoza, asegura que "he perdido completamente las esperanzas de poderle encontrar. Es muy difícil, tanto por el tiempo que ha transcurrido, como por los datos falsos que han dado los autores de los hechos".

Estos 17 años, que ahora se cumplen desde el secuestro, no bastan para poner el punto y final al caso, para poder esclarecer lo sucedido, para saber qué hicieron los terroristas con el empresario. Incluso dieron versiones contradictorias, desde que se procedió a su liberación en las inmediaciones del Estadio de Sarriá de Barcelona pocos días después de que la familia hiciera efectivo el rescate —400 millones de pesetas—, hasta que Cordón falleció tras sufrir una caída al intentar escapar.

La Guardia Civil llevó a cabo incluso labores de búsqueda en la zona de Mont Ventoux, en el sureste de Francia. En febrero de 2009, Fernando Silva Sande, uno de los captores de Publio Cordón y encargado de su custodia, confesó que él mismo lo había enterrado, pero el rastreó no arrojó ningún resultado.

"Hablo de vez en cuando con la Guardia Civil, me dicen que no han cerrado el caso, que continúan investigando y siguen adelante. Ahora bien, he perdido completamente las esperanzas de poderle encontrar", ha lamentado Pilar Muro.

"Lo veo muy difícil por el tiempo que ha pasado. Lo que dijo Silva Sande no se ha podido comprobar, no le concedo ninguna credibilidad, no ofreció ningún dato cierto, estuvieron buscando y no encontraron nada. Él mismo lo achacó a que no se acordaba bien, a que el monte había cambiado mucho en esos años".

Argumenta Pilar Muro que "es imposible que no recuerde dónde está el cuerpo de mi marido si es que lo enterró. Es algo que se prepara con tiempo, se busca el lugar y puede que intervenga más de una persona. Silva Sande tampoco se acuerda de qué casa, a qué pueblo llevaron a Publio, esto es todo falso. Para preparar un secuestro se busca el sitio idóneo con meses de antelación. No creo nada de lo que ha dicho, a lo mejor sigue encubriendo a alguien a pesar de que fue expulsado de la organización".

Fernando Silva Sande cumple una condena de 28 años por el secuestro de Publio Cordón, presidente de Previasa y del Grupo Hospitalario Quirón. Fue uno de los miembros del GRAPO que participó en los hechos. El empresario fue capturado el 27 de junio cuando practicaba 'footing' cerca de su domicilio.

"Estoy completamente segura que Silva Sande sabe cuál fue el desenlace. El año pasado, por estas fechas, nos hicieron llegar una carta suya, escrita desde la cárcel, en la que indicaba que Publio había fallecido al caerse por un tejado de una casa de Lyon en la que estaba retenido y que le habían enterrado. Tampoco le concedí ninguna credibilidad".

"que diga la verdad"

Pilar Muro dice que no le gustaría mantener ningún encuentro con Silva Sande. "El verdadero arrepentimiento sería que dijera dónde dejaron a Publio, que aportara datos fiables, contara la verdad, que a estas alturas todavía no la sabemos. No quisiera tener un cara a cara con él, a no ser que, de una vez por todas, explicará lo que realmente sucedió. Es muy posible que lo mataran antes de cobrar el rescate. Tienen miedo a confesarlo".

"Que todos tenemos que morir está claro, pero que sea de esta manera, que tu marido desaparezca una mañana de tu vida, sin conocer lo que pasó ni dónde está su cuerpo. Para cerrar la situación sería bueno encontrarlo y traerlo, aclarar muchas cosas que han dicho los terroristas, situaciones que tu has supuesto o imaginado. No te puedes fiar de lo que cuentan ellos".

Otros de los condenados por el secuestro fueron Enrique Cuadra Echeandía, José Ortín y Concepción González, a los que la Audiencia Nacional les impuso en 1998 un total de 86 años de prisión. Por su parte, Manuel Pérez, el camarada 'Arenas', líder del PCE-r, brazo político de los GRAPO, fue condenado por el Tribunal Supremo, a siete años de cárcel como autor por omisión de delito de detención ilegal, después de haber sido absuelto porque no estaba acreditada su relación con el secuestro, sentencia que recurrió la familia del empresario.

Muro asegura que "pienso en Publio todos los días, a todas horas. He pasado durante este tiempo por distintas fases. El caos de los primeros momentos cuando se perpetró el secuestro, la desesperación por intentar que lo dejaran en libertad. Angustia, tristeza... Es espantoso, además de tener que luchar por rescatarlo, tuvimos al mismo tiempo que salvar el buen nombre de mi marido porque incluso se dijo que se había marchado por sus propios medios".

"Han sido muchísimos años y ha sido deprimente para toda la familia. Luego vas teniendo que aceptar la situación, hay días terribles en que te sientes culpable porque no has sido capaz de resolver, de traerlo a casa. Te preguntas qué es lo he hecho mal, en qué he fallado, es una pesadilla".

Recientemente, Publio Cordón ha sido declarado oficialmente muerto. "En su día pedimos la declaración de ausencia y he tardado mucho en solicitar al juzgado la declaración de fallecimiento. Reconocer que estaba muerto es muy doloroso, pero llega un momento en que hay que tener los papeles en orden".

"tuvimos muchas ilusiones"

La también presidenta del Grupo Hospitalario Quirón indica que "tienes a la familia, a la empresa, has de seguir adelante. Al final comprendes que no estaba en tú mano, no sabes nada del mundo del terrorismo, son gente que no piensan en los demás, son alimañas".

En este sentido, considera que "hicimos lo que pudimos, sacamos el dinero de dónde no lo teníamos para pagar. Nunca te lo quitas de la cabeza, sigues dando vueltas, tuvimos muchas ilusiones de poderle rescatar, después ya pensábamos que tal vez lo pudiéramos traer a casa aunque fuera muerto. A estas alturas, creo que no lo rescataremos".

Cita con cariño a "los amigos, la familia, mis hijas, los empleados de la empresa, que siempre han sido un respaldo importante. José Ramón Rubio, vicepresidente del Grupo Quirón, ha sido nuestro principal apoyo, no hay palabras para describir lo que nos ayudado. Desde el primer momento, sin condiciones, estuvo a nuestro lado".

Pilar Muro se hizo cargo del Grupo Hospitalario Quirón tras el secuestro, compañía que en 2011 cumplió medio siglo de existencia. "Me empeñé en que cuando Publio volviera no viera que todo lo que había creado, con tanto esfuerzo, estaba perdido. Esto me dio una fuerza especial y aquí sigo".

"No puedo entrar en la mente de un terrorista, no me puedo poner en su lugar, no me interesa ni el odio ni la rabia porque son sentimientos que no me traen ningún beneficio, pero no les perdono. He asumido totalmente mi situación", subraya.

El miércoles 27 de junio "mis hijas y yo tendremos un recuerdo para él, como siempre. Tendremos que seguir adelante, esta es la dura realidad", concluye Pilar Muro.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.