Dinero
Varios billetes de euro. EUROPA PRESS

La Unión Europea pedirá a España como condición para recibir el rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros pactado el pasado fin de semana que cierre las entidades problemáticas cuya quiebra no desestabilice la economía. "No tenemos por qué salvar todos los bancos si no es estrictamente necesario", ha asegurado un alto funcionario europeo. "Hay casos en que habrá que liquidar entidades", ha agregado.

No tenemos por qué salvar todos los bancos Ningún banco con problemas recibirá ayuda hasta que no presente un plan de reestructuración que garantice su viabilidad futura sin subvenciones y limite las distorsiones de competencia. Además, las entidades que pidan fondos públicos deberán abonar un interés de al menos el 8,5% (frente a entre el 3% y el 4% que pagará España por la ayuda europea).

El objetivo de este tipo "casi prohibitivo" es empujar a los bancos a intentar al máximo lograr la recapitalización a través de mecanismos de mercado, con la venta de activos o fusiones. "Si alguna entidad por los mecanismos de mercado no llega a cubrir esas necesidades y se considera que su liquidación podría tener un impacto sistémico en la economía española ahí habría intervención pública, con condiciones muy estrictas", han explicado las fuentes consultadas. La UE quiere "evitar al máximo que se utilice dinero público", de modo que "si hay entidades que deben quebrar, quebrarán".

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha rechazado de plano este miércoles la posibilidad de que el Gobierno cierre algunos bancos en el marco de la reestructuración financiera, ya que lo que se hará tras recibir la ayuda será "algo muy parecido" a lo que se ha hecho hasta ahora desde el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Almunia: "Detalles por definir"

En cualquier caso, el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha advertido de que todavía falta por concretar los detalles de las condiciones del rescate que recibirá la banca española.

No se puede premiar a los que lo han hecho mal"Hay que establecer el detalle de las condiciones de esta ayuda a la recapitalización, pero los detalles de la financiación y contrapartidas están por definir dentro del marco en vigor desde el principio de la crisis", apuntó el funcionario español en una entrevista concedida a la emisora 'ABC Punto Radio'.

En un avance de una entrevista al programa 'El Debate de La 1' de TVE, ha señalado que es "lógico" que se opte por una liquidación ordenada cuando el coste de reestructurarla y vender sus activos es superior. "Tampoco hay que llevarse las manos a la cabeza" ante este tipo de medidas, ha recalcado.

Según subrayó Almunia, "no se puede premiar a los que lo han hecho mal", por lo que cualquiera que reciba ayudas debe asumir contrapartidas. "Nada es gratis", apostilló el responsable de Competencia de la UE, quien reconoció que todavía no ha tenido ocasión de reunirse personalmente con Rajoy "desde que éste fue nombrado presidente".

Subida del IVA

Aparte del posible cierre de los bancos problemáticos, Bruselas también podría "obligar" a España a subir el IVA, a eliminar la desgravación por vivienda y a adelgazar la Administración Pública. "Todo antes de 2013", ha asegurado el vicepresidente del parlamento Europeo y eurodiputado del PP, Alejo Vidal-Quadras, en una entrevista en Gestiona Radio.

No lo duden, también hay condiciones que van a afectar a la economía españolaEn ella ha explicado que "hay una condicionalidad directa al sistema financiero", que deberá "mejorar su eficiencia" y "reducir costes", con medidas como disminuir las oficinas o llevar a cabo despidos. "Pero no lo duden, también hay condiciones que van a afectar a la economía española", ha apostillado.

En este sentido, el europarlamentario del PP ha indicado que cuando el Gobierno elabore los Presupuestos Generales se harán "recomendaciones muy enérgicas", como la subida del IVA, la supresión de la desgravación por vivienda o la reforma de la estructura del Estado. En el caso del IVA, se ha mostrado convencido de que Bruselas va a "obligar".