Que los 420.000 habitantes de 16 poblaciones de l’Horta Sud puedan desplazarse de una localidad a otra de forma rápida y sin depender de transporte privado. Ése es el objetivo de la nueva línea de metro ligero que presentó ayer el director general de Transportes, Vicente Dómine, y que será una realidad en el año 2010.

Esta línea tendrá 30 estaciones nuevas. Además, ocho de ellas estarán conectadas con otras líneas de metro, tranvía y Cercanías de Renfe que llegan al centro de Valencia, con lo que estas poblaciones quedarán conectadas también a la calle Colón, el nuevo hospital La Fe o la estación del Norte.

El metro ligero comportará la construcción de 35 kilómetros de vías y recorrerá la comarca de noroeste a suroeste.

El recorrido será el siguiente: partirá de la estación de la Línea 5 en la avenida de Valencia (Manises) y discurrirá por el barrio del Cristo, Aldaia, Alaquàs, Torrent, Picanya y Paiporta.

Desde este punto, la línea se bifurcará en dos ramales: uno llegará a Benetússer, Alfafar, Massanassa, Catarroja, Albal, Alcàsser y Silla. El otro ramal dará servicio al barrio de La Torre, Sedaví y a la Nueva Fe (ya en la ciudad de Valencia), donde conectará con el futuro tranvía orbital (T-6) y la Línea 1 de metro.

Además, otros dos ramales llegarán al centro comercial de Aldaia y a la estación de Torrent, respectivamente.

Metro ligero. Características

El metro ligero se caracteriza porque puede alternar tramos tranviarios y ferroviarios. Aún no está claro cuántos convoyes se adquirirán para él, puesto que lo presentado ayer fue el proyecto inicial.

Nuevas paradas. Intermodalidad

Las paradas que estarán conectadas a otras líneas serán: avenida de Valencia-Manises (Línea 5), Aldaia (C-3), nueva Valencia Sud (líneas 1 y 3), nuevo hospital La Fe, Vara de Quart y Xirivella (T-6), La Torre-Sedaví y Silla (C-1 y C-2).

Xirivella. Nuevo puente

Una de las novedades que incluye el proyecto es la conexión que tendrá Xirivella con el tranvía orbital (T-6, que rodeará Valencia), a través de un nuevo puente que cruzará el cauce del Turia.

Vicente Torres. Hoy interviene en unas jornadas sobre la tragedia del metro

«El accidente que segó 43 vidas estaba cantado»

Las jornadas organizadas por la Fundació Societat y Progrés para analizar la seguridad en el Metro arrancan hoy con la participación de expertos y viajeros. Entre los primeros, destaca Vicente Torres, profesor de la Politécnica y portavoz de la Plataforma pel Ferrocarril:

¿Por qué cree que el PP lo vetó en Les Corts?

Supongo que sospecharon que iba a exigir responsabilidades políticas, porque saben que hace tiempo venimos denunciando deficiencias en los medios.

Para el Consell, el accidente que segó 43 vidas fue «inevitable e imprevisible...»

Nuestra Plataforma ya advirtió riesgos, sobre todo tras el accidente de Picanya. Entonces denunciamos la falta de mantenimiento y de inversiones. Con estos precedentes, estaba cantado que algo grave iba a pasar.

¿Y era evitable?

Efectivamente. La seguridad en la Línea 1 depende de que los maquinistas estén toda la jornada al 100%, y sus jornadas son muy largas. Hoy en día hay sistemas que previenen errores o despistes.

¿Cree conflictiva la curva de la tragedia?

Sí. Es un trazado obsoleto. Me parece acertado que la vayan a suprimir. Para mejorar frecuencias tienen que pasar más trenes y más rápidos. Es un punto peligroso.

Bio

Vicente Torres nació en Paterna en 1950. Es doctor en Economía, consultor en urbanismo y transporte, y profesor de la Politécnica.