La vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Margarita Uría no apuesta por la dimisión del presidente del organismo, Carlos Dívar, tras la denuncia por malversación de fondos, porque cree que el daño a la institución "iba a ser mayor" si se produjese, al igual que si se llevase a cabo la de José Manuel Gómez Benítez. Sin embargo, sí cree que Dívar debería "dar explicaciones".

En declaraciones a los medios coincidiendo con su participación en una jornada informativa sobre la mediación en el Colegio de Abogados de A Coruña, Uría ha señalado que el resultado del pleno de este jueves del CGPJ fue "desilusionante". "Yo creo que el pleno de ayer fue un paso atrás importante", ha opinado.

En el pleno, cinco vocales del CGPJ pidieron la dimisión del Dívar por no haber dado explicaciones suficientes sobre los 20 viajes que realizó a Marbella y cuyos gastos se cargaron en parte al Consejo. Por su parte, otros siete vocales exigieron que el que debe dimitir es el denunciante José Manuel Gómez Benítez.

"Yo salí decepcionada y más cuando después de comprometerse a un cierto sigilo sobre las deliberaciones, todo el mundo ha hecho en todos los medios públicos sus actuaciones", ha indicado. "Todo el mundo está contando lo que hizo", ha resaltado sobre las declaraciones vertidas en los medios de comunicación por los miembros del CGPJ.

"dar explicaciones"

Asimismo, la vocal del CGPJ cree que Dívar debería haber comparecido este jueves tras la celebración del pleno para "dar explicaciones a los ciudadanos". "Si algo reprocho es que cuando menos sea el propio interesado el que explique los motivos", ha insistido.

Sin embargo, Uría no ha apuntado hacia "la mala voluntad" de Dívar al realizar los viajes a Marbella. "En algunas cuestiones la confusión entre lo público y lo privado puede generar algunas dudas", ha explicado.

Descarta dimisión benítez

Sobre las peticiones de dimisión del compañero José Manuel Gómez Benítez, quien acusó a Dívar, Uría ha señalado que "tampoco hubiese arreglado nada" y que su dimisión, al igual que la de Dívar, perjudicaría al organismo. "Yo no he pedido la dimisión ni de uno ni de otro", ha apostillado.

Por último, Uría, quien ha recordado que mantiene "un escaso entusiasmo" por el presidente del CGPJ, ha afirmado que ve "muy deterioradas" algunas relaciones y que "será difícil restañar" la imagen del organismo.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.