Las cámaras captaron la muerte del 'cazacocodrilos': "Vi las imágenes y son espantosas"

Las claves:
  • Steve Irwin estaba realizando un documental sobre la raya de aguijón.
  • El animal le clavó el aguijón en el corazón, lo que provocó su muerte en el acto.
  • Su fallecimiento fue grabado por las cámaras.
Irwing sostiene una serpiente durante una gala de premios en California (Foto: Reuters)
Irwing sostiene una serpiente durante una gala de premios en California (Foto: Reuters)
Adrees Latif/Reuters

El productor John Stainton, amigo del famoso "cazador de cocodrilos", señala en un comunicado de prensa que la muerte de Irwin fue captada por las cámaras que le filmaban para un documental cuando fue atacado.

"Vi las imágenes y son espantosas, muy duras de ver porque es un testimonio de una muerte, y es terrible. Se ve como Steve está encima de la raya y el aguijón sale y le pica aquí (en el pecho), y lo saca él mismo y luego pierde el conocimiento", declaró Stainton.

El actor australiano, naturalista y estrella de la televisión estaba buceando cerca de Cairns, en Low Isles (costa nororiental de Australia), cuando ocurrió el accidente. El aguijón de la raya se le clavó en el pecho y, al parecer, llegó hasta el corazón, por lo que murió casi en el acto, pese a que el veneno de las rayas no suele ser mortal para los humanos.

Irwin, que tenía 44 años, se convirtió en un famoso personaje de televisión en todo el mundo en la década de los noventa gracias a la serie televisiva "Cazador de Cocodrilos".

Amante de los reptiles

El famoso australiano había heredado su amor por los reptiles de su padre, Bob Irwin, propietario de una granja de cocodrilos en la Sunshine Coast del estado australiano de Queensland. Irwin creó controversia en varias ocasiones por sus atrevidas acciones, como darle de comer a un gigantesco cocodrilo cuando llevaba a su bebé recién nacido en brazos.

En otra ocasión, en aguas de la Antártida, el controvertido presentador se acercó mucho a las ballenas cuando les daba de comer, y se deslizó muy cerca de pingüinos y ballenas durante la grabación de otro documental, que llevaron al propio primer ministro australiano, John Howard, a defenderlo públicamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento