La organización agraria Apag Extremadura Asaja se ha congratulado de que los tres partidos con representación en el Parlamento regional alcanzasen ayer un acuerdo con el objetivo de "paliar" las "millonarias pérdidas" producidas por la sequía en el campo extremeño.

De esta manera, recuerda que se alcanzó un acuerdo demandado por "todas" las organizaciones agrarias desde que comenzó la crisis de la sequía.

En nota de prensa, el presidente de Apag Extremadura Asaja, Manuel Laparra, ha valorado "muy positivamente" que, en las circunstancias "tan especiales" que se está atravesando desde el punto de vista económico, los partidos políticos hayan realizado un "esfuerzo" para fijar un "punto de partida en común" para "solucionar en parte los acuciantes problemas que están padeciendo los agricultores y ganaderos extremeños".

De todas formas, reitera que "aún faltan muchísimas medidas por poner en marcha para respaldar la demoledora situación que atraviesa el campo extremeño", por lo que vuelve a recordar que Apag Extremadura Asaja estará "en alerta máxima para que el ejecutivo extremeño no realice ningún tipo de recortes en los presupuestos de Agricultura". "Esto conllevaría un golpe mortal al sector y, de llegar a producirse, pondríamos en marcha, como ya hemos anunciado, una serie de actuaciones enérgicas para intentar impedirlo", ha indicado.

De forma paralela, en cambio, la organización se muestra "a favor" de la propuesta que realizó ayer el Grupo Popular, la de "renunciar de forma excepcional y por este año", debido a las "tremendas dificultades" por las que atraviesan los agricultores y ganaderos por la sequía, a las asignaciones que reciben las organizaciones agrarias por parte de la Consejería de Agricultura. Por eso, indica que no entiende que ni UPA-UCE ni COAG Extremadura se sumen a esta propuesta, formulada por Asaja desde hace ya unas semanas, y les anima a que reconsideren su postura.

Indignación con el consejero

Por otra parte, ha manifestado su "más enérgica repulsa e indignación" por las palabras del consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, que "intentó deslegitimar en el órgano parlamentario la importancia de las OPAS al señalar que sólo representamos al 20% del sector".

Laparra indica así que "no" puede entender cómo el máximo responsable del campo extremeño "ignore, a sabiendas o no, la normativa que emana de la propia Asamblea de Extremadura y que especifica que aquellas organizaciones agrarias que obtuvieron determinados resultados en las elecciones del año 2002 ostentan la representatividad de todo el conjunto de los agricultores ante las administraciones como al resto de organismos y entidades".

"Aquellas organizaciones que a través de los votos de los agricultores extremeños alcanzaron los mejores resultados son las que tienen la totalidad y el completo respaldo de los agentes del campo extremeño, a quienes también también asesoran y tramitan todo tipo de servicios", aclara Manuel Laparra.

Cámaras agrarias

Por último, el presidente de Apag Extremadura Asaja insta a la Consejería de Agricultura a "activar" la Comisión Liquidadora del Patrimonio de las Cámaras Agraria de Badajoz y Cáceres.

Apunta que el acuerdo se alcanzó el año pasado por "todos" los grupos parlamentarios y las propias OPAS, y que "recogía en una primera fase el traspaso del patrimonio de las Cámaras a la administración regional".

Añade que "posteriormente se cedería parte de ese patrimonio a las organizaciones agrarias y se valoraría la parte restante para su compensación". Por eso, tras insistir en que entiende que la situación económica actual es "muy delicada", propone "al menos" que esa comisión acuerde "una hoja de ruta, con fechas concretas a medio plazo, donde se concrete dicha liquidación", concluye Laparra.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.