Los tres grupos políticos de la Diputación de Valladolid, PP, PSOE e IU han apoyado este viernes una moción socialista en apoyo a los trabajadores de Made-Gamesa, ubicada en Medina del Campo, y Lauki, en la capital vallisoletana y el mantenimiento de su actividad en la provincia.

La diputada socialista María Blanco ha recordado el expediente de regulación de empleo (ERE) para la extinción de 74 de los 118 trabajadores que ha presentado la Dirección de Made-Gamesa y el continuo descenso de producción y reducción paulatina de puestos de trabajo en la empresa Lauki, perteneciente al Grupo Lactalis, que cuenta ya en la capital vallisoletana con sólo un centenar de trabajadores frente a los más de 170 que ha llegado a tener.

Así, la Diputación, tal y como recoge la moción, ha manifestado su apoyo a los trabajadores de estas dos empresas y ha mostrado su preocupación por el futuro de ambas, algo que van a trasladar a las direcciones de las empresas, a las que insta a que definan un plan industrial de futuro que garantice el mantenimiento de la actividad y el empleo en las mismas.

Por otro lado, la Diputación insta al Gobierno central y a la Junta de Castilla y León a que intensifiquen sus acciones "de forma coordinada" para garantizar el mantenimiento de ambas factorías.

En su intervención, la diputada 'popular' Virginia Andrés ha advertido del efecto psicológico que puede suponer el cierre de Made-Gamesa en Medina del Campo porque todos conocen o tienen a un familiar que trabaja allí, por lo que tendría más repercusión o afectaría más a la gente de la zona que el "goteo" de cierres de pequeñas empresas que se produce.

Apoyo de la junta

Andrés ha defendido la labor de la Junta de Castilla y León llevada a cabo con la empresa, a la que ha dado ayudas por importe de 3,6 millones de euros, lo que, a su juicio, ha permitido mantener la actividad e3n los últimos años, por lo que considera que la Administración autonómica hace "todo lo posible".

Sin embargo, la socialista María Blanco ha mostrado su preocupación por que el consejero de Economía, Tomás Villanueva, se haya negado a revelar las gestiones que ha llevado a cabo para evitar el cierre en Medina del Campo y teme que no haga nada ante la posibilidad de que parte de la producción en la fábrica medinense se traslade a la provincia de Soria.

Además, ha incidido en que si la empresa ha recibido subvenciones en los últimos años la Junta debería de trabajar para que se quede en Medina y no se utilicen estos fondos para pagar las indemnizaciones de los despidos.

Por su parte, el diputado de IU, Salvador Arpa, ha advertido de que estas dos empresas son ejemplo de la situación que se vive actualmente y ha atribuido el problema a la intención de las dos multinacionales de "desviar" la producción a otros sitios.

Además, Arpa ha llamado la atención sobre la situación del sur de la provincia y concretamente de la zona de Medina del Campo, donde se llega a superar el 30 por ciento del paro.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.