Un chatarrero.
Un chatarrero. ACN

Vecinos y entidades del barrio del Poblenou, en Barcelona, han creado un sistema de microcréditos para que las personas subsaharianas que malviven en el barrio puedan pagar las multas que les imponen por recoger chatarra. Les prestan pequeñas cantidades para evitar que el importe aumente. Entienden que sus vecinos viven de la recolecta porque no tienen otra opción y critican la presión política y policial a la que están sometidos estos inmigrantes.

Son pequeñas cantidades de dinero que habrán de devolver sin tener un plazo fijo ni interesesActualmente, hay 15 senegaleses que han recibido en préstamo un total de 1.500 euros. Son pequeñas cantidades de dinero que habrán de devolver sin tener un plazo fijo ni intereses. En la mayoría de los casos, el dinero los han usado para pagar las multas que les ha puesto la Urbana por recoger cartones o chatarra de los contenedores. Las multas pueden llegar a los 300 euros y la presión policial ha aumentado últimamente, según corroboran las entidades.

Los datos municipales revelan que, en 2010, la Urbana puso un total de 94 denuncias por "robo de cartón". En 2011, hasta finales de noviembre, se habían puesto 691, lo que demuestra que la presencia de traperos se ha intensificado con la crisis y que la policía local está más encima de este tipo de infracción, que está considerada una falta administrativa.

Para tapar agujeros

Los euros que se han prestado a los subsaharianos provienen íntegramente de donativos hechos por los propios vecinos del Poblenou, canalizados por la Red de Apoyo a los Asentamientos, y se dedican a tapar agujeros. "Están ahogados por las multas y no tienen recursos ni para sacarse el pasaporte", explicaba el presidente de la Asociación de Vecinos y Vecinas del Poblenou, Manel Andreu. Además de pagar las sanciones, se les ha ayudado a comprar gafas o a pagar la entrada para alquilar un piso a través de los microcréditos.

Están ahogados por las multas y no tienen recursos ni para sacarse el pasaporteEs la primera vez que se pone en marcha una experiencia solidaria de este tipo en Barcelona y, visto el éxito logrado, desde que se puso en marcha no hace todavía un año, se quiere exportar la idea a Badalona y al barrio del Borne, donde también hay un gran número de pisos y naves industriales ocupados.

Andreu aclaraba este jueves que la idea de conceder microcréditos surgió para ayudar a sus vecinos subsaharianos, pero no a fondo perdido, de forma que así "se responsabilizan" y, en algunos casos, han llegado a devolver el importe del microcrédito. De los 1.500 euros prestados actualmente, se ha devuelto ya el 24%. Un hecho especialmente difícil de conseguir si se tiene en cuenta que por un carro lleno de chatarra pueden recibir unos 15 euros al día.

Una vida más difícil

Además, el mercado de la chatarra también ha cambiado mucho con la crisis. Mientras duraba el boom de la construcción, "la chatarra que sobraba en una obra casi la regalaban", aclaraba este jueves Andreu, pero actualmente, con la crisis, se debe pagar para poder recogerla y reciben menos dinero a cambio.

Andreu pidió que la actuación policial "sea lo más suave que se pueda" y que no se sancione a las personas que recogen el cartón o chatarra que hay fuera los contenedores, algo que está pasando ahora. En algunos casos, la policía local llega a confiscar la carga e, incluso, el carro del supermercado que utilizan, explicaban las entidades. De hecho, algunos centros comerciales hacen batidas para recuperar los carros que se han llevado de la tienda. Ahora, se están buscando aportaciones extraordinarias, porque hay 15 personas que se quedarán en breve en la calle.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.