Pili Pasquín, de Epilogable.com
Pili Pasquín posa para el mensual de 20 minutos con la portada de su proyecto Epilogable.com. HUGO FERNÁNDEZ

'Epilogable.com'. "Sí –admite con rotundidad Pili Pasquín al otro lado del teléfono–, no es el tema que apetezca más en el mundo de primeras. Muchas veces parece que si no se habla de ella, mejor. Que hay que alejarla, porque es una cosa remota que no va a llegar nunca. Pero realmente es una de las pocas cosas ciertas de la vida, que llegará la hora del adiós".

Esta barcelonesa (1964) es el alma de Epilogable.com, "una red social para la despedida, el recuerdo y el legado vital", según explica. La idea comenzó a rondar su cabeza seis años atrás como un punto de encuentro nacido del luto tras el fallecimiento de su madre y de la relación a distancia que mantenía con sus hijos, que andaban estudiando fuera y con los que se comunicaba a través de un sistema de mensajería en Internet.

"Claro,muchas veces estas cosas surgen cuando vives algo en primera persona. Cuando falleció mi madre, cambió mi forma de ver la vida y la muerte", recuerda. Y el proyecto, como tal, inició su andadura el pasado mes de noviembre. Ahora, la plataforma cuenta con más de 1.500 usuarios y las visitas llegan desde toda España y una generosa porción mundial de 80 países.

"La vida evoluciona. La muerte, sus ritos y cómo se aborda, también está variando. Quizá no tenga tanta carga religiosa, pero sí es todo más emotivo. Todo cambia. Y a todo nos tenemos que adaptar. Epilogable pretende ser una herramienta on line para la despedida, donde una persona puede tutelar de forma libre la última página de su vida, su epílogo. Frases, vídeos, fotos..., las cosas por las que quiera ser recordado. Pero también puede ser un espacio donde participar y transmitir empatía hacia personas, hechos o acontecimientos íntimos, personales, cercanos o que sacuden o han sacudido al mundo".

Curiosos descansos eternos

Una tendencia en auge es la de los llamados Espacios Memoriales. Rincones o lugares con una especial significación para el finado no exentos de su vertiente  comercial. Al frente, los columbarios para cenizas en los estadios de fútbol. Una vía para unir la afición por unos colores y una nueva vía de negocio que ya se explota en Europa.

El del Atlético de Madrid, operativo desde 2010 y con una capacidad de 2.490 columbarios, fue el pionero. Después llegaron los del Espanyol (878, de momento) y el Betis (3.717). El último en sumarse, el FC Barcelona, que ofrecerá 17.085.