Un castell o torre humana durante unas fiestas populares
Un castell o torre humana durante unas fiestas populares Web

Una niña de 12 años, miembro de la colla castellera Capgrossos de Mataró (Barcelona), murió este viernes a consecuencia de un traumatismo cráneo-encefálico que sufrió el pasado 23 de julio, al caerse de un "castell" (torre humana) de nueve pisos, en una exhibición durante la fiesta mayor de la población.

La niña se lesionó la espalda al caerse al vacío cuando estaba a punto de coronar la torre
Según informaron fuentes del departamento de Cultura y de Capgrossos de Mataró, la chica, que participaba en el "castell" en el antepenúltimo piso de la torre humana
(dosos), se lesionó la espalda al caerse al vacío cuando se estaba a punto de coronar la construcción.

La niña, Mariona G., fue evacuada al Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (Barcelona), donde se le practicó una primera operación para extirparle un coágulo cerebral con resultados satisfactorios aunque, días más tarde, empeoró su estado y tuvo que ser intervenida de nuevo, pero ya no pudo recuperarse.

El accidente ocurrió cuando, en las fiestas de "Santes" de Mataró, los Capgrossos de Mataró estaban a punto de coronar un "castell de quatre de nou amb folre" (torre de nueve pisos con cuatro personas por planta y un doble anillo humano de protección).

La construcción se tambaleó cuando estaba a punto de subir el "aixecador" (penúltimo piso).

Dos años de experiencia en 'Capgrossos'

El niño que ocupaba la posición de "aixecador" retrocedió y consiguió bajarse de la torre, pero el piso de "dosos" no aguantó y cayeron sus dos integrantes, una de las cuales era Mariona G., con dos años de experiencia en los Capgrossos y que había participado en numerosos "castells" de ocho.

El "cap de colla" de Capgrossos, Xavier Castellví, ha asegurado que la torre no constituía ningún riesgo, porque se trata de una construcción que la agrupación "domina", como lo demuestra el hecho de que, pese a que cayó el piso de "dosos", el "castell" no se desmoronó.

Según Castellví, la colla tenía "muy ensayado" el "quatre de nou amb folre", una construcción que el año pasado habían coronado en cinco ocasiones, y este año habían levantado con éxito varias veces el "tres de nou", una torre de mayor complicación.