La medida, que deja los créditos a su nivel más alto en más de 3-1/2 años, estaba prevista por los mercados financieros ante una tasa de inflación claramente por encima del 2,0 por ciento que el BCE ha fijado como techo.

Los 60 economistas consultados por Reuters habían previsto un incremento en esta reunión de agosto.

El tipo de depósitos aumenta al 2,0 por ciento y el de depósitos al 4,0 por ciento.

Por su parte, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, afirmó posteriormente que las tensiones geopolíticas están sumándose a la incertidumbre económica global, aunque estas tensiones no hayan impactado todavía en la economía.

'Los riesgos sobre las perspectivas de crecimiento económico están ampliamente equilibrados a corto plazo, aunque la reciente evolución de las tensiones geopolíticas y su impacto en los mercados financieros son un recordatorio de las incertidumbres a las que nos enfrentamos', dijo Trichet en rueda de prensa en Francfort.

Trichet dijo que todavía no se ha registrado ningún impacto del conflicto en Líbano ni del fracaso de las negociaciones de Doha, aunque los riesgos permanecen.

'Los riesgos a medio y largo plazo continúan siendo bajistas e incluyen el potencial de mayores incrementos de los precios del crudo, una desordenada disminución de los desequilibrios globales y las presiones proteccionistas, especialmente tras la suspensión de la ronda de negociaciones comerciales de Doha', señaló.

Estos riesgos deben ser tomados en cuenta por los responsables de la política monetaria, dijo.

Sin embargo, Trichet añadió que 'afortunadamente hasta ahora no veo que estas cuestiones hayan tenido un impacto en el crecimiento global'.

Anteriormente, el Banco de España advirtió que el empeoramiento de la tensión en Oriente Medio podría llevar a un mayor incremento de los precios del petróleo que podría pesar en el crecimiento.